Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Esposa del embajador griego en Brasil participó de su crimen
El caso conmueve al Brasil. El cuerpo del diplomático apareció dentro de un auto calcinado. El crimen lo tramaron la mujer y su amante
30 de diciembre de 2016
La viuda del embajador griego en Brasil, confesó a la policía haber participado en el asesinato de su marido cuyo cuerpo fue incinerado y abandonado debajo de un puente en Río de Janeiro. La brasileña Francoise Souza Oliveira de Amiridis, viuda del embajador Kyriakos Amiridis, confesó haber "participado" en el asesinato ocurrido esta semana en Nueva Iguazú, ciudad del norte de Río de Janeiro, informó la cadena Globo.

Globo no aporta detalles sobre cual fue el rol de la mujer en el crimen del diplomático Amiridis, de 59 años, con quien convivía desde hace 15 y con quien tiene una hija de 10 años. La pareja reside en Brasilia y se encontraba en Río para pasar el Año Nuevo y unos días de vacaciones. Según trascendió, habían protagonizado una durísima pelea tres días antes de la Navidad.

La viuda fue interrogada en la Delegación de Homicidios de la Baixada Fluminense, a donde arribó al mediodía y donde también prestó declaración el policía Sergio Gomes Moreira Filho de 29 años, su supuesto amante. Para la policía, la mujer es la autora intelectual del crimen, mientras que el supuesto amante ejecutó el asesinato con por lo menos un cómplice más, que sería su primo.

Según Globo, los investigadores creen que la escena del crimen de Amiridis fue la habitación de la casa que la pareja compartía en Novo Iguaçu, en la Baixada Fluminense. Como no se encontraron rastros de disparos, se sospecha que el diplomático fue apuñalado hasta la muerte.

El cuerpo del embajador Kyriakos Amiridis fue encontrado ayer dentro de un Ford Ka carbonizado y abandonado debajo de un puente de Nueva Iguazú.

Los investigadores trabajan con la hipótesis de que el diplomático fue asesinado dentro del domicilio que compartía con su mujer y luego su cadáver fue trasladado al automóvil.