Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Arrancó el ajuste de 2017: eliminan devolución de IVA a compras con débito
2 de enero de 2017
Había nacido a fines de 2001, plena crisis, como una manera de estimular el consumo y, de paso, garantizar el blanqueo de las compras en negro.

Pero este año, y pese a que las ventas arrastran meses de caída y muchos comerciantes mantienen su economía de modo informal, ya no habrá devolución del IVA para las compras con tarjeta de débito.

El reintegro era de un 5% sobre un tope de compra de 1.000 pesos. Comenzó en noviembre de 2001, poco antes de que cayera el gobierno de Fernando de la Rúa. Y se fue prorrogando año a año, pese a que la economía tuvo por momentos tasas de crecimiento altas.

Cuando asumió Macri, con Alfonso Prat-Gay como ministro de Hacienda, de entrada dejó en claro que era una medida en revisión, ya que la extendió sólo por cuatro meses. Pero pocos días antes de que culminara abril, con el consumo y la economía en general para abajo, la estiró hasta fin de año. Ahora terminó 2016 y la prórroga no salió.

En Hacienda dijeron que la devolución es algo que "quedó antiguo. El mundo se movió hacia un formato de pagos electrónicos. No tiene sentido mantener un privilegio para tarjetas de débito".

Dicen que tenía un "costo fiscal demasiado alto y no cumplía con el objetivo de fomentar el uso de tarjetas".

Se calcula que la Nación habría dejado de recaudar unos 6.000 millones de pesos el año pasado por este beneficio. En 2015 habían sido cerca de 4.500 millones.

En el proceso de reacomodamiento de las variables económicas, el Gobierno también venían quejándose de la distorsión de impuestos y precios.

Se descuenta que la llegada del flamante ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, incluirá una reforma fiscal.

La Argentina tiene uno de los IVA más altos del mundo, con el 21%.

Por ahora, el riesgo es impactar de nuevo sobre el ya empobrecido consumo de los argentinos.