Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dujovne promete bajar los impuestos al trabajo y la informalidad laboral
El flamante ministro de Hacienda consideró "ridículo" el nivel de gravámenes al empleo, prometió combatir la informalidad y cumplir con las metas de reducir el déficit fiscal
3 de enero de 2017
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que su "obsesión" como funcionario es "bajar el nivel de informalidad de la economía argentina", y para ello tiene en estudio reducir los impuestos al trabajo, a los que calificó de "ridículos". "Me preocupa mucho el impacto que tienen los impuestos al trabajo. Los ingresos de los que trabajan en el sector informal de la economía son la mitad de los que lo hacen en el sector formal. Y esto sin contar que los primeros no tienen protección en caso de despido, ni tienen obra social", sostuvo el flamante funcionario.

Consideró que existe una "sobretasa del 40% por encima del salario de bolsillo, entre las contribuciones personales y patronales. Sobre eso, después el empleado tiene Ganancias. La proporción de la carga impositiva en relación al salario de bolsillo es muy grande y atenta en contra de la formalidad".

En reportajes publicados este martes por matutinos porteños, Dujovne consideró que la reducción de impuestos al trabajo "es un un objetivo importantísimo: una reforma tributaria que incorpore más trabajadores al sistema formal, por motivos de equidad y de aumentar la base de recaudación".

que impulsará para este año una "reforma tributaria integral" que pondrá el foco en los impuestos "al trabajo", a los que calificó como "ridículos".

Además, adelantó que habrá "senderos" de subas en los servicios públicos, como la luz y el gas, aunque aclaró que en el caso del transporte será "lo más gradual posible".

En varias entrevistas publicadas hoy en distintos medios gráficos nacionales, el sucesor de Alfonso Prat-Gay negó además que para este año vaya a implementar un "ajuste fiscal", y resaltó que la economía "dejó de ir para abajo", aunque admitió que "por ahora, los números son modestos".

"Vamos a proponer una reforma tributaria integral. Mi obsesión es lograr bajar el nivel de informalidad de la economía argentina. El 35 por ciento es informal, en buena medida porque hay algunos sectores que no pueden enfrentar la carga tributaria. Los impuestos al trabajo son ridículos. Tenemos una sobretasa del 40 por ciento por encima del salario de bolsillo, entre las contribuciones personales y patronales", expresó.

Dujovne agregó que "la proporción de la carga impositiva en relación al salario de bolsillo es muy grande y atenta en contra de la formalidad", a la vez que remarcó que otro de los tributos que atentan contra la generación de empleo es el impuesto al cheque".

Entre otros desafíos de su gestión, Dujovne, cuya designación fue formalizada hoy con la publicación en el Boletín Oficial del Decreto 3/2017, planteó la necesidad de reducir el déficit fiscal, incluso por encima del 4,2 por ciento estipulado en el Presupuesto.

En ese marco, planteó que "para hacer un cambio importante en lo fiscal hay que empezar ya", y sostuvo que "el plan es ahorrar el exceso de recursos para bajar ese 4,2 por ciento".

"El largo plazo es una sucesión de buenos cortos plazo con lo cual seremos cuidadosos con el gasto público desde el inicio. Pero para poder avanzar más allá hacen falta mecanismos institucionales, un trabajo muy concienzudo, coordinado con la Jefatura de Gabinete para mejorar la calidad del gasto", añadió.

En cuanto a la situación económica, Dujovne aseguró que "el PBI del cuarto trimestre será positivo respecto del tercero", y que "las comparaciones interanuales seguirán mostrando una caída", y si bien reconoció que "la economía tendrá una modesta expansión respecto al tercer trimestre", resaltó que "demostrará que en 2017 la economía va a crecer".

"Entre agosto y octubre se crearon 36 mil puestos cuando entre febrero y julio hubo una destrucción de empleo importante. Los salarios reales suben desde el mes de agosto y en noviembre registraron una expansión significativa. La economía dejó de ir para abajo, claramente. Claro que los números por ahora son modestos y aspiramos a que el empleo crezca más rápido", añadió. Consultado sobre la evolución de las tarifas, el funcionario, que jurará en su cargo una vez que el presidente Mauricio Macri retorne de sus vacaciones en el sur del país, afirmó que "lo que queda por delante es mucho menos traumático de lo que sucedió en 2016".

"El único sendero de precios definido es el gas. Falta definir el aumento en transporte y distribución de gas y luz. Ese sendero se definirá en los próximos días. Es una labor conjunta entre Hacienda, Energía y Jefatura de Gabinete", explicó.

En ese sentido, adelantó que en el tema del transporte los ajustes de precios serán "lo más gradual posible" porque tiene "muchísima incidencia en los sectores de más bajos recursos".

Confirmó que el Gobierno no prorrogará la devolución del 5 por ciento en las compras con tarjeta de débito porque "no era el más eficiente en términos de equidad". "Los sectores de bajos recursos usan menos la tarjeta débito que los de ingresos medios y altos. Además, hay otro fenómeno y es que tanto en el Banco Central como en el resto del Gobierno estamos tratando de impulsar el uso del dinero electrónico, que no es sólo la tarjeta de débito. Nada de eso tiene devolución de IVA y, en este contexto, era un ruido para la universalización de medios electrónicos que haya uno beneficiado por sobre los demás", señaló.

Con respecto a una eventual baja del IVA, comentó que ese impuesto "tiene una productividad muy baja: con una alícuota de 21 puntos porcentuales hoy se recauda menos de 10% del Producto Bruto Interno (PBI)".

"Esa relación es de las más bajas que existen en el mundo. Esto es así, primero, porque al tener una alícuota tan alta genera evasión; y segundo, porque tiene muchos agujeros y supone mucho gasto tributario. Son cosas que vamos a ir mirando", añadió.

También defendió la eliminación del reintegro del IVA por compras con débito: "lo que teníamos era un subsidio a los usuarios de tarjeta de débito, y no era el más eficiente en términos de equidad. Los sectores de bajos recursos usan menos la tarjeta débito que los de ingresos medios y altos", dijo.

Y agregó: "hay otro fenómeno y es que tanto en el Banco Central como en el resto del Gobierno estamos tratando de impulsar el uso del dinero electrónico, que no es sólo la tarjeta de débito. Nada de eso tiene devolución de IVA y, en este contexto, era un ruido para la universalización de medios electrónicos que haya uno beneficiado por sobre los demás".

En línea con la cuestión impositiva, definió al impuesto al cheque como "un enorme incentivo a la informalidad" y a los ingresos brutos como "un problema muy grande para la economía argentina".

En cuanto al tipo de cambio, Dujovne evaluó: "si una cosa puede hacer el Gobierno por el tipo de cambio real en el largo plazo es tener un nivel de déficit bajo. Vamos a trabajar para eso, pero nuestro punto de partida es éste".

"Cuando se mueve el tipo de cambio aquí hay más traspaso a precios que cuando se mueve en otros países de la región. En el mediano y largo plazo un déficit fiscal más bajo implica un tipo de cambio real más competitivo, porque el sector público se está endeudando afuera permanentemente para financiarse y eso presiona, tendiendo a apreciar el tipo de cambio".