Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Más piquetes y protestas para exigir fondos y desgastar a Macri
El grupo que había acampado en la 9 de Julio se trasladó a Avenida de Mayo y Piedras. El kirchnerismo, la izquierda y las organizaciones 'sociales' como Tupac Amaru, las fogonean
15 de marzo de 2017
En un operativo desgaste comandado por el kirchnerismo, vía La Cámpora, la Tupac Amaru, que busca la liberación de Milagro Sala, organizaciones sociales que buscan poder repartir más planes y sectores de izquierda, el gobierno de Mauricio Macri empieza a quedar en medio de una encrucijada, plagado de protestas que van profundizando el malestar social y pueden herir seriamente a Cambiemos en las elecciones de octubre.
Tras pasar la noche acampando y alcanzar un principio de acuerdo con el Ministerio de Desarrollo de la Nación, movimientos sociales levantaron el corte de 9 de Julio y Belgrano, pero lo mudaron a Avenida de Mayo y Piedras, donde serán recibidos por funcionarios del Ministerio de Trabajo para intentar destrabar el conflicto.

A las 6:00, las organizaciones encabezadas por el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el Polo Obrero tuvieron una nueva reunión con funcionario de Desarrollo en la que la negociación avanzó y, como gesto, los delegados decidieron liberar la 9 de Julio y trasladar el conflicto a la cartera de Trabajo, área con la que siguen en puja. "Decidimos levantar el acampe en compás de espera y trasladar el reclamo, en las primeras horas de la mañana, al sector gubernamental que al momento no ha dado respuesta", informaron.

"Exigimos a las autoridades del Ministerio de Trabajo que de una vez por todas atienda los reclamos de los trabajadores y trabajadoras que venimos padeciendo las medidas de ajuste del actual gobierno. De no obtener una respuesta favorable mantendremos nuestra convicción de seguir en la lucha por nuestras reivindicaciones y derechos", advirtieron. Las protestas impulsadas por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y otras organizaciones sociales buscan generar cada vez más tensión.

Hay concentraciones y ollas populares en los principales accesos a la Capital y otros puntos de la Ciudad y todo el país.

El reclamo será por la demora en la implementación de la ley de Emergencia Social y la suspensión de programas. Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación adelantaron que no permitirán cortes totales en autopistas y puentes, pero hasta ahora la promesa de la ministra Patricia Bullrich quedaron en la nada.

“Lo que queremos es visibilizar el problema, que el Gobierno demora muchísimo la Emergencia Social y la gente la está pasando muy mal. No buscamos ningún tipo de confrontación, la idea es dejar caminos alternativos. Los compañeros van a ir decidiendo y negociaremos con las fuerzas de seguridad”, dijo Esteban Castro, de la CTEP, a Clarín.

Si bien consideran que parte del reclamo contiene razones, cerca del Gobierno sospechan que todo forma parte de un operativo desgaste lanzado por sectores de la oposición liderados por el kirchnerismo que persigue varios objetivos: evitar que Cristina Fernández vaya presa, pueda ser electa senadora nacionl y adquiera fueros parlamentarios, como su hijo Máximo; lograr la liberacion de Milagro Sala, presa en Jujuy acusada de distintos ilícitos; y minar la capacidad política de Mauricio Macri, a quien pretenden fuera de la Casa Rosada antes del 10 de diciembre de 2019, cuando termina su mandato.

“No queremos hacer cortes totales. El problema es que van a ser concentraciones multitudinarias. El deterioro es muy grande y la situación de los comedores está prácticamente colapsada”, asegura Daniel Menéndez, de Barrios de Pie.

La consigna de la protesta contiene 15 puntos, entre ellos la inmediata asistencia de fondos contemplados en la ley ($ 10.000 millones para este año), un piso equivalente a la canasta básica alimentaria ($6.300) para todos los programas sociales y la entrega de materiales para Argentina Trabaja.

“En nuestra gestión no hubo cortes totales de los accesos a la Capital (jurisdicción federal) ni los habrá. Vamos a establecer mecanismos de pase por puentes y autopistas, si no los aceptan no van a poder subir”, advirtió un funcionario del ministerio de Seguridad, encabezado por Bullrich.

Fue lo que sucedió hace tres semanas, cuando efectivos de Prefectura y la Policía Federal impidieron subir al Puente Pueyrredón a integrantes de Barrios de Pie, aunque eso no alivió el tránsito: permaneció cortado por los agentes.

En la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta se mantuvo más cauto con los piquetes, lo que generó cruces con Nación e incluso un reproche de Mauricio Macri a fin de año.

“Las fuerzas de seguridad van a establecerse para contener y que no haya desbordes”, dijeron desde el ministerio de Seguridad porteño, conducido por Martín Ocampo. Como con el acampe en la 9 de Julio, frente a Desarrollo Social, en principio no habrá intentos de despejar las calles. “¿Cómo hacemos para correr tres mil personas?”, argumentaron.

El Gobierno reglamentó la Ley de Emergencia Social el viernes y convocó al Consejo de la Economía Popular para mañana, con el objetivo de desactivar las protestas. Los referentes de las organizaciones confirmaron que asistirán, sin bajar el tono.

“Vamos a ir a expresar los reclamos, que despierten de esta siesta y dejen de recortar por todos lados”, dijo Menéndez.

En la Casa Rosada buscaron quitarle relevancia y se mostraron confiados en que el clima mejorará con la implementación de la norma.