Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
30 de mayo de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La UCR sale a respaldar a Macri y a Cambiemos
Sanz, uno de sus principales referentes con buena llegada al establishment, apuntó contra dirigentes que "le corren el arco al Gobierno". Propuso ponerle "Néstor Kirchner" a la cárcel de Ezeiza
18 de marzo de 2017
El radicalismo no quiere que se repita lo ocurrido en el 2001, cuando la fallida Alianza que llevó a la Presidencia a Fernando de la Rúa hizo añicos la capacidad del partido de Alem para gobernar asociado a otras fuerzas.
Podría ser la explicación de por qué el ex senador radical Ernesto Sanz, uno de los principales socios de Cambiemos y el radical preferido del establishment, salió hoy a cuestionar a dirigentes empresariales, sindicales y políticos que "le están corriendo el arco" al gobierno de Mauricio Macri para decidirse a hacer inversiones o facilitar la gestión, y les reclamó a esos referentes asumir "responsabilidades" para "tener la autoridad moral" de "criticar lo que hay que criticar".

"El Gobierno está solo en esta pelea de cambiar el país porque hay mucha dirigencia política, sindical, empresaria y demás a la que le es más fácil hacer seguidismo, ponerse en la vereda de enfrente, diferenciarse del gobierno y ahí aparecen los problemas", advirtió y habló de sectores que "no están a la altura de las circunstancias".

Sanz -ex presidente del Comité Nacional de la UCR entre 2013 y 2015- dijo que existe un "mito en la Argentina sobre que el peronismo en la oposición no deja gobernar, que quiere voltear a los gobiernos para volver, pero hay otro mito: no hay nada peor que un peronismo sin liderazgo, el que se sube a una montonera -'vamos a hacer huelga, vamos a hacer huelga'-. Al no haber un liderazgo superador terminan subidos a esa montonera, no quieren una Argentina mejor sino voltear al gobierno", analizó el ex candidato presidencial del radicalismo, hoy en el llano, sin cargos partidarios ni en el Gobierno.

Confirmó que no ocupará puesto alguno en el Gabinete nacional ni será candidato en las próximas elecciones pero insistió en manifestar su "desazón" por la conducta de la dirigencia en general, al insistir en que "hay que salir del populismo".

Dijo que "a un país no lo saca solo un gobierno, un presidente, sino la dirigencia nacional".

"Hay que tener el coraje de ir por el camino más ríspido y difícil", alertó el veterano político por radio Mitre y condenó la actitud de algunos sectores de "dejarlo solo al gobierno en un camino de transformación" y "sumarse a la protesta porque sí".

En su momento, Sanz buscó ser candidato presidencial por la UCR en 2011 con fuerte apoyo de los principales grupos empresariales de la Argentina, y también competir con el propio Macri en el marco de la alianza Cambiemos, pero luego terminó siendo un fuerte aliado, aunque nunca aceptó integrar el Gabinete nacional.

El líder radical exhortó a toda la dirigencia, principalmente a los empresarios, a tener un "gesto patriótico".

"Pedían gasto público de calidad, eliminación de obstáculos como el cepo, pedían diálogo institucional, bueno este es el más dialoguista. A un empresario nacional le pido compromiso patriótico y no que le estén corriendo el arco al Gobierno, es lo que hace falta ahora", enfatizó y reiteró: "Lo que tienen que hacer todos los dirigentes, que ojalá se transformen en líderes, es que asuman responsabilidades y apoyen lo que hay que apoyar para tener la autoridad moral para criticar lo que hay criticar".

"Lo que pasa es que el gobierno está demasiado solo en este tema de transformar", sostuvo Sanz y afirmó que él forma "parte del equipo" de Cambiemos "sin ser funcionario, ni ministro".

"Me siento muy útil, tratando de aconsejar, tratando de estar presente cuando se discuten temas importantes. Lo importante es ser útil en ese proceso de transformación de la Argentina", añadió en un extenso reportaje.

Para el ex jefe del radicalismo, "en el ámbito gremial, empresario, el problema de la Argentina es la diferencia que hay entre liderazgo o dirigente común. Los líderes son los que se animan a transformar, a transitar el camino más ríspido, más duro, menos previsible". "Los simples dirigentes no se animan, hacen seguidismo, se suben a la agenda para hacer política, en lugar de hacer política para cambiar la agenda", fustigó.

La cárcel "Néstor Kirchner"

Sanz se permitió bromear sobre la situación judicial de muchos dirigentes del kirchnerismo: "Hace cinco años le ponían Néstor Kirchner a todo, a una escuela… Ahora, algún legislador del kirchnerismo tendría que proponer ponerle Néstor Kirchner a la cárcel de Ezeiza. Lázaro Báez, José López, Jaime, Milani… La verdad es que coparon la penitenciaría, o sea que algunos presos hay. Le podrían poner Néstor Kirchner porque sería un emblema. Eso significa que la Justicia, de algún modo en ese nivel de funcionarios ha actuado. A mi juicio, me gustaría que hubiera actuado mucho más rápidamente".

La "exasperante lentitud" de la Justicia es, para Sanz, "casi irritante" en "la primera parte de los juicios, antes de ir a juicio oral". "Si las causas estas fueran a juicio oral se terminarían todos los problemas. La secretitud de la primera instancia, cuando los jueces federales tienen las causas, da origen casi a que se transformen en comentarios de fútbol: todos somos jueces como todos somos directores técnicos de la Selección", añadió.

La interna de Cambiemos

Cconsultado sobre en qué distrito tendría que presentarse la diputada Elisa Carrió, si en provincia de Buenos Aires o Capital Federal, Sanz respondió, conciliador: "En cualquiera de los dos lugares es muy importante".

"Si es por la contundencia del resultado, en Capital tiene un electorado fenomenal y puede ser ampliamente ganadora", subrayó, pero señaló que también sería interesante que se presentara como candidata en la provincia de Buenos Aires "por la importancia de un distrito que, siempre se dice, es la madre de todas las batallas".