Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
26 de julio de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Lázaro Báez impidió a sus hijos disponer de su fortuna por 30 años
Antes de morir Néstor Kirchner, el mayor beneficiario de la obra pública K había firmado un testamento con esa insólita indicación. Sospechas judiciales
20 de marzo de 2017
Pasan cosas extrañas en el mundo kirchnerista, sobre todo a la hora de intentar comprender cómo lograron amasar fortunas insostenibles.

Ahora, se supo que a través de en un testamento firmado en 2010, el detenido Lázaro Báez dispuso que, en caso de morir, sus hijos no podrían quedarse con el control de todos sus bienes y empresas hasta 30 años después de la fecha de su fallecimiento.

Báez fue el mayor beneficiario de la obra pública durante la gestión K, y este documento -sospecha la Justicia- podría esclarecer los vínculos estrechísimos que tenía con Néstor Kirchner.

El escrito, revelado por el programa La Cornisa, fue extraído durante un allanamiento realizado por la Policía Federal en la escribanía de Leandro Albornoz, en Río Gallegos.

“Llama la atención que Báez redacte su testamento a una temprana edad y sin tener la noticia de tener una enfermedad terminal o algo que se le parezca", sostuvo Silvina Martínez, abogada de la diputada Margarita Stolbizer, quien impulsó las principales causas por las que son investigados tanto Báez como toda la familia Kirchner.
Cuando el 26 de julio de 2010 el empresario kirchnerista firmó de su puño y letra el testamento, tenía 56 años y, en apariencia, ningún problema grave de salud. Por eso, según piensa la abogada Martínez, el documento “podría ser el instrumento por el cual Lázaro Báez le garantizaba fidelidad a Néstor Kirchner en los negocios que ambos compartían".



El testamento contiene 19 páginas y es en una de sus cláusulas donde aclara que los hijos de Báez no podrán disponer al instante de los bienes en poder de su padre en caso de morir.

En septiembre de 2016 la Justicia argentina determinó que Lázaro Báez tiene a su nombre, sólo en la provincia de Santa Cruz, $1.373 millones en propiedades.



Según detalló en aquel momento el Tribunal de Tasación de la Nación, encargado del relevamiento, son 162 inmuebles los que el empresario patagónico acumuló en 12 años. Allí figuran galpones, estancias, chacras, casas, locales comerciales, terrenos baldíos, departamentos, oficinas y empresas. Un monumental imperio inmobiliario.

"Transfiero a título de fideicomiso los bienes antes mencionados, por el término de treinta años de mi fallecimiento”, figura textual en el testamento. Ese plazo es el máximo contemplado por ley antes de que los herederos puedan disponer de los bienes de la persona.

A lo largo del documento publicado ayer por La Cornisa, figura una extensa lista donde se especifica cuáles son las propiedades que serán transferidas a un fideicomiso administrado por los dos hijos varones de Báez, Martín y Leandro. Ellos también son investigados por la Justicia: a comienzos de año fueron llamados a indagatoria sospechados por evasión, y allí, aseguraron que la familia nunca creó un fideicomiso.



Lázaro Báez fue detenido por orden del juez Sebastián Casanello el 6 de abril de 2016 acusado de supuesta evasión y lavado de dinero en el marco de la causa conocida como "la ruta del dinero K".

Además, está involucrado en las llamadas causas "Los Sauces" y "Hotesur". Estas dos últimas fueron denunciadas por la diputada Margarita Stolbizer y, allí también, se encuentran implicados Cristina Kirchner, sus hijos -Florencia y Máximo-, y Cristobal López, entre otros.