Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Macri llegó a Holanda en busca de inversiones
Pasará el fin de semana junto a su esposa en la paradisíaca Villa Eikenhorst, donde viven Máxima Zorreguieta y William Alexander. Su agenda oficial comienza el lunes
25 de marzo de 2017
En su primera visita de Estado a los Países Bajos, Mauricio Macri y su pequeña comitiva aterrizaron en Amsterdam y comenzaron a cambiar la dinámica de la relación bilateral. La pareja presidencial ya ha comenzado su tour con una gran distinción.

El rey Willem Alexander y la reina Máxima los invitaron a pasar el fin de semana en Villa Eikenhorst, la idílica casa de campo que transformaron en residencia real, en medio de un bosque en Wassenar, un pueblito a 20 kilómetros de La Haya.

Una invitación que fue considerada “un secreto de Estado” por el Gobierno argentino hasta la llegada. Los soberanos y los Macri son amigos. Se conocen de sus comunes vacaciones en el country club Cumelen en Villa La Angostura y se visitan cuando están en la Patagonia.

Una experiencia que repetirán en Holanda y por la cual el presidente argentino adelantó su llegada 32 horas, según pudo confirmar Clarín. Oficialmente la visita comienza el lunes y habrá una activa participación de los reyes a lo largo de todas las actividades.

El problema fue protocolar en el hotel Sofitel Le Grand. Durante una hora, bajo el viento de una primavera soleada, todos los ejecutivos del establecimiento esperaron al Presidente, sin que nadie les avisara que no iba a venir. Su llegada coincidía con una aristocrática boda en el hotel en el mismo momento y fue un gran “imbrogio” logístico, diplomático y de seguridad.

Finalmente una combi gris arribó desde el aeropuerto, con personal administrativo y custodios argentinos. Una secretaria pidió “la llave de la suite del Presidente” y anunció que “él está en otro lado” y vendrá “después”, para sorpresa del hotel.

Hoy esperaban a Macri en el hotel de Amsterdam donde tenía reservada una suite. Hasta que una secretaria anunció que "él está en otro lado".

En la recepción en el aeropuerto sólo estuvo en la comitiva el embajador Horacio Salvador, pero no el resto del personal de la embajada.

Macri y su esposa Juliana se dirigieron directamente a la casa de los reyes, a mitad de camino con el aeropuerto. Allí pasarán el fin de semana como invitados personales de los soberanos holandeses.

Disfrutarán de un lugar paradisíaco, con una casa real que parece una residencia de un lindo country club argentino, rodeado de lagos y árboles centenarios, a cuyo bosque tiene acceso el público. Las hijas de los reyes van a la escuela pública del pueblito de Wassenar.

La canciller Susana Malcorra y el ministro de educación Esteban Bullrich llegarán mañana. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca se encuentra en Amsterdam.

Las inversiones en control de aguas y energías renovables, las exportaciones, Holanda como un socio clave comercial para Argentina y el vínculo entre la sociedad civil, están en el corazón de una agenda apretada y diversa. Oficialmente la visita comienza el lunes y habrá una activa participación de Willem-Alexander, el rey de Holanda, y su esposa, Máxima, la reina argentina, a lo largo de todas las actividades.

La delegación se alojará en un hotel de Amsterdam, sobre un canal, en la plaza Dam. El presidente y su esposa Juliana vivirán desde el lunes en el palacio real Dam, donde son recibidos protocolarmente los mandatarios extranjeros durante las visitas de Estado. Podrá disfrutar de la primavera recién llegada y los tulipanes florecidos holandeses.

La llegada de Macri, su esposa y sus ministros a Amsterdam da vuelta la página de la historia entre los dos países.

Holanda fue uno de los primeros inversores en Argentina cien años atrás y el presidente Arturo Frondizzi la había visitado durante su mandato. Luego fue un país que recibió a los refugiados de la dictadura militar, defendió los derechos humanos en la Argentina en los peores días, ayudó a sus organismos y presionó para salvar la vida a detenidos y desaparecidos. Como consecuencia, el casamiento del entonces heredero y hoy rey Willem-Alexander se transformó en una crisis constitucional porque Máxima, la futura reina, era hija de Jorge Zorreguieta, empresario azucarero y ex secretario de Agricultura del general Jorge Rafael Videla.

En el Parlamento resistían la boda y sus padres no pudieron asistir al casamiento de su hija. La entonces princesa se casó sólo acompañada por sus hermanos y la música de Adiós Nonino. Hoy Máxima es la más popular miembro de la familia real junto a su marido. Su hija Catharina Amalia es la futura heredera al trono. No es una incomodidad para el Gobierno holandés invitar al jefe de Estado de la democracia argentina.

Así y todo, miembros de la agrupación Hijos–Holanda han sido autorizados a organizar una manifestación en contra de la delegación presidencial argentina durante el primer día de la visita. Los reyes recibirán oficialmente el lunes a Macri y su esposa en la plaza Dam, en Amsterdam, con todo el protocolo royal. Inspección de la guardia de honor, una recepción en el palacio Dam y luego, el presidente argentino depositará una corona de flores en el Monumento Nacional. Después visitará la casa de Ana Frank, la joven judía que escribió un diario mientras se escondía de los nazis en un ático de una casa de Amsterdam, que trabaja en directa relación con el centro Ana Frank en Argentina, para enseñar a los jóvenes a combatir la discriminación y la violencia.

En la tarde del lunes, junto a los soberanos, el presidente Macri y su esposa estarán en el forum de negocios en Amsterdam, donde participantes del sector privado y público discutirán formas de cooperación bilateral. El Presidente, su esposa y los reyes encabezará una mesa redonda de CEOS de grandes empresas. Pero también habrá lugar para el deporte y sus positivos efectos sociales e integradores. El equipo holandés de hockey y las asociaciones de fútbol mostrarán cómo ambos deportes pueden contribuir a la formación del espíritu de equipo y el desarrollo social.

El primer día finalizará con un banquete de Estado de gala en el palacio real de Amsterdam. En un nuevo duelo de estilos y al mismo tiempo, simplicidad, la primera dama Juliana Awada competirá en elegancia con la reina Máxima, que prefiere a los diseñadores italianos y belgas para vestirse, cuando la Casa de Orange es una de las familias reales más ricas del mundo. La delegación presidencial se va el martes a La Haya, a 40 minutos de Amsterdam. Macri va a visitar la Corte Internacional de Justicia y la Organización por la prohibición de armas químicas y de destrucción masiva, que ganó el Premio Nobel. Luego, en la sede del Gobierno holandés, el primer ministro Mark Rutte se entrevistará con él. La reina Máxima le enseñará el espectacular y recién remodelado museo Mauricius en La Haya a Juliana, con su colección de Vermeer y Rembrandt.

Al mediodía se reunirían para almorzar los Macri, los reyes y el primer ministro Rutte en Treves Hall en el Binnenhof, con el diálogo social como tema principal de ese encuentro.

Antes de partir a Buenos Aires y junto a Máxima, Macri y Juliana Awada van a visitar el puerto de Rotterdam, uno de los más importantes del mundo.

En un paseo en barco, representantes de la comunidad de negocios y especialistas describirían a ellos las terminales y la logística que implican. La visita de Estado va a finalizar con un ballet en el teatro Diligentia de La Haya.