Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
En una semana, dos despidos de funcionarios terminan en escándalo
El relevo del titular de Instituto del Cine (foto) se sumó al del segundo de Aranguren. Ambos se fueron con críticas y alteraron al gobierno. Todas malas noticias para Macri
13 de abril de 2017
El ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, salió a justificar hoy por qué echó al titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta.

"Le faltó actitud" para investigar y desterrar "prácticas que nos llenaban de dudas", resumió. En concreto: lo acusa de no avanzar contra la supuesta corrupción que envuelve desde hace años al Instituto.

El escándalo con Cacetta, se sumó al despido del segundo del Ministerio de Energía, José Luis Sureda, quie n se fue con acusaciones de "autoritario" hacia su jefe, el ministro Juan José Aranguren. En el caso de Cultura, Avelluto puso un ejemplo claro e incómodo: cuando le pidió explicaciones por la compra de "un sillón por 100.000 o 150.000 pesos, dijo que era porque se habían cometido errores, se había usado la plata para otra cosa...".

Esa y otras justificaciones, insistió el ministro, no lo conformaron y decidió desplazar a Cacetta. De todos modos, lo resguardó: "No estoy poniendo en duda su integridad moral".

Otra alta fuente del Gobierno nacional fue más directa con Clarín: "El INCAA es un nido de corrupción, que Alejandro (por Cacetta) no pudo o no quiso desarmar. Y ya van más de 13 meses de gestión... Meté procedimientos nuevos, en compras, contrataciones. Calculo que al ministro (por Avelluto) se le hincharon los huevos y lo rajó. Porque si no combatís eso, en un momento el responsable pasás a ser vos. Aunque no creo que él (por Cacetta), estuviera involucrado en las maniobras".

Cacetta negó haber avalado cualquier irregularidad y, enigmático, apuntó a "dos personas que sistemáticamente denuncian", como las causantes de su salida. El reconocido director Juan José Campanella, entre muchos otros, salió a defender a Cacetta y habló con el ministro del tema. Según reconstruyó por radio esta mañana Avelluto, hace algunas semanas decidió hablar con Cacetta porque venía "notando desde hace tiempo lentitud en lo que tiene que ver con las reformas, mayor transparencia, mayor rigor administrativo en toma decisiones. Un tema que se estaba agravando, tomamos noticias sobre posibles irregularidades en contrataciones, traslados, obras, publicaciones, publicidad. Es un presupuesto de 2.800 millones de pesos. Y el INCAA no es de la industria, es de los argentinos".

"Fui hablando con Alejandro (por Cacetta) de estos temas y él me acercó explicaciones que no me satisficieron. Por eso tomé dos decisiones: enviar esta información a la Oficina Anticorrupción para hacer las evaluaciones y pedirle su alejamiento". En la Oficina Anticorrupción, que conduce Laura Alonso, confirmaron que "hace unos 15 días llegó la información y se derivó directamente al área investigativa, que deberá evaluarla y decidir si amerita una denuncia penal propia, o sugerirle que la haga el ministerio". También, recordaron que antes de que asuma, le hicieron una serie de recomendaciones a Cacetta, para evitar posibles conflictos de intereses, ya que viene de la industria cinematográfica.

Si bien Avelluto rescató la "integridad moral" de Cacetta, explicó luego que "eso no alcanza en la función pública. Ahí hay que ir a fondo. Uno no puede hacerse el distraído, tiene que meterse con cosas que están pasando hace tiempo". El ministro apuntó a "funcionarios de nivel medio" del kirchnerismo, que heredaron, y serían posibles responsables de las maniobras que el desplazado funcionario no habría querido combatir.

El año pasado, por el presunto fraude con subsidios por unos 50 millones de pesos del Instituto durante la gestión K, el juez Claudio Bonadio citó a unas 70 personas. Desde tres ex titular del ente, a empresarios periodísticos, políticos vinculados al cine y hasta sindicalistas salpicados por la presunta maniobra.

"Sería muy bueno que el próximo presidente del INCAA ya entre con un nuevo plan de transparencia, de remedios y soluciones para los problemas. Parte de la tarea de la Oficina Anticorrupción también es colaborar con estos temas", dijo Alonso.