Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de septiembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Gobierno de Venezuela dejó salir de la cárcel a Leopoldo López tras años de protestas
El líder opositor, que cumplirá arresto domiciliario, es un símbolo de la resistencia contra un régimen que está sumergiendo en la mayor de las pobrezas al pueblo venezolano. Miles de ciudadanos de ese país vienen a trabajar a la Argentina y se ubican en el rubro comercial
8 de julio de 2017
En un intento del régimen chavista de Nicolás Maduro por tratar de descomprimir la presión internacional, Leopoldo López, el más emblemático de los opositores presos en Venezuela, fue sacado de prisión en forma sorpresiva y quedó en arresto domiciliario, medida que llega tras 100 días de protestas contra el gobierno. El presidente Mauricio Macri celebró la salida de la cárcel de Leopoldo López y pidió "por los demás presos políticos"

En su primera reacción, Maduro reclamó a López "un mensaje de rectificación y de paz" en medio de las manifestaciones opositoras, que dejan 91 muertos.

"Apoyo la decisión" del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), señaló Maduro en un acto público en el que aseguró que la excarcelación es resultado de gestiones de una comisión encabezada por la excanciller Delcy Rodríguez.

Sonriente, con una camiseta blanca, López ondeó la bandera nacional y alzó los puños en alto en señal de victoria frente a dos centenares de seguidores eufóricos al asomarse sobre el muro de su casa, en un exclusivo barrio del este de Caracas.

El TSJ -acusado de seguir los dictados del gobierno- otorgó casa por cárcel a López, quien llevaba tres años y cinco meses preso.

El fallo redactado por el presidente de la corte, Maikel Moreno, polémico juez cercano a Maduro, alegó "razones de salud".

En un mensaje leído por Freddy Guevara, coordinador de Voluntad Popular (partido de López), el excarcelado dirigente ratificó su "firme oposición al régimen" y su compromiso de "luchar hasta conquistar la libertad de Venezuela".

"No estoy dispuesto a claudicar en mi lucha por la libertad de Venezuela y si ello implica que deba volver a una celda en (la prisión militar de) Ramo Verde, estoy dispuesto a hacerlo", sentenció, al convocar a los venezolanos a seguir en las calles.

López, de 46 años, fue arrestado en febrero de 2014 y cumplía una condena de casi 14 años, acusado de incitar a la violencia en otra oleada de protestas contra Maduro con saldo de 43 muertos durante cuatro meses ese año.

Su esposa Lilian Tintori, con quien tiene dos hijos y a la que Donald Trump recibió recién instalado en la Casa Blanca, calificó la excarcelación como "un paso más por libertad de Venezuela".

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, destacó que la decisión del TSJ fue producto del "diálogo", las gestiones internacionales y la "voluntad de paz" de Maduro.

El analista Luis Vicente León cree que es un "movimiento estratégico del gobierno para bajar la presión" ante el rechazo "demoledor" a la Asamblea Constituyente convocada por el presidente, que la oposición tilda de "fraude" para instaurar una "dictadura".

"El gobierno está buscando apaciguar la protesta y mejorar su imagen" de cara a la elección de la Constituyente, el 30 de julio, dijo a AFP el politólogo Luis Salamanca.

A fines de 2016, bajo mediación internacional encabezada por el exgobernante español José Luis Rodríguez Zapatero, gobierno y oposición iniciaron un diálogo auspiciado por el Vaticano, tras lo cual fueron liberados varios presos de bajo perfil. Pero la negociación fracasó en diciembre.

López fue visitado varias veces por Rodríguez Zapatero, la última el pasado 4 de junio.

Tras esa reunión, López rechazó la posibilidad de quedar bajo prisión domiciliaria y negó negociaciones para desactivar las protestas a cambio de su libertad, según su esposa, Lilian Tintori, quien estuvo recientemente visitando la Argentina y fue recibida por Macir, quien condenó las brutalidades del régimen chavista durante la Cumbre del G20 en Hamburgo.

Este sábado, uno de sus abogados, el español Javier Cremades, dijo en Madrid que la medida muestra "la "debilidad de un régimen acorralado" debido a divisiones internas.

López, a quien según su padre le instalaron un brazalete electrónico, es el símbolo de los opositores presos, entre ellos el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, también bajo arresto domiciliario. Su excarcelación fue saludada por los gobiernos de Argentina, Brasil, México, España, Chile, Colombia Perú y Panamá, en tanto que líderes de la oposición, como Henrique Capriles, pidieron su "libertad plena" y la de todos los detenidos.

Estados Unidos dijo que el gobierno de Venezuela dio un paso "en la dirección correcta", según un comunicado del Departamento de Estado.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que fue "solo un primer paso". "Exigimos la liberación de todos los presos políticos", añadió.

Según la ONG Foro Penal, los arrestos durante las actuales protestas subieron de un centenar a 431 el número de "presos políticos", que el gobierno no reconoce como tales, pues le acusa de actos de violencia y conspiración.

Durante el encarcelamiento de López circularon denuncias de tortura y hasta falsas noticias sobre su muerte, pero el gobierno siempre lo desmintió mostrando fotos y videos como prueba de vida.

Sus defensores alegan que fue condenado por motivos políticos y con pruebas "manipuladas".

“La cárcel me ha fortalecido”, ha dicho López en innumerables ocasiones, antes de salir del penal de Ramo Verde para cumplir arresto domiciliario. “No claudicaré”, dijo desde la verja de su residencia.

López fue excarcelado esta madrugada por el gobierno de Nicolás Maduro. Estaba encarcelado desde 2014, tras ser condenado por la Justicia chavista a 14 años de prisión por incitación a la violencia durante las protestas para pedir la renuncia del presidente Nicolás Maduro, que dejaron un saldo de 43 muertos entre febrero y mayo de ese año. El fundador de Voluntad Popular nació en Caracas hace 46 años en el seno de una de las familias más adineradas de Venezuela. Es el segundo de tres hijos, junto a sus dos hermanas, Diana y Adriana. Su madre Antonieta Mendoza es hija de Eduardo Mendoza Goiticoa, quien fue Secretario de Agricultura durante el gobierno de Rómulo Betancourt. Sus abuelos paternos fueron también ministros y médicos. Su padre Leopoldo López Gil es directivo del diario El Nacional.

López estudió en el Colegio Santiago de León de Caracas y terminó sus estudios de la secundaria en la Escuela Hun de Princeton. Después se graduó en Kenyon College en Gambier, Ohio en el año 1993, donde recibió una licenciatura en Sociología y Ciencias Económicas.

Más tarde realizó estudios superiores en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, perteneciente a la Universidad de Harvard, donde obtuvo una Maestría en Políticas Públicas en 1996. También es economista. Fue alcalde de Chacao, uno de los municipios más ricos de Venezuela, durante dos periodos, entre 2000 y 2008. Su gestión administrativa mereció varios premios internacionales.

Antes de ser alcalde, trabajó como analista, asistente al economista Jefe y asesor económico en la Coordinación de Planificación de Petróleos de Venezuela (PDVSA), entre los años 1996 y 1999. Igualmente fue profesor en la Universidad Católica Andrés Bello. En mayo de 2007 se casó con Tintori, con quien tuvo a sus dos hijos: Manuela en 2009, y Leopoldo en 2013.

López es el líder opositor emergente con mayor puntaje en los sondeos que compite con Henrique Capriles. Ambos surgieron en el mismo partido Primero Justicia pero por divergencias López se separó y fundó su propio partido llamado Voluntad Popular. Cuando quería postularse como alcalde de Caracas en 2008 la Contraloría General (tribunal de cuentas) lo inhabilitó políticamente por presuntas irregularidades en su gestión como alcalde de Chacao. Sin embargo, su caso por inhabilitación fue revisado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y emitió un fallo, por unanimidad, a su favor. Pero el gobierno venezolano no quiso acatar el fallo de la Corte, ratificando la medida de inhabilitación.

Su calvario con el régimen de Maduro comenzó en febrero de 2014 cuando López, junto a María Corina Machado y el Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, impulsaron la denominada “salida” de Maduro del poder con protestas multitudinarias.

El primer día de protestas con una concentración en la Plaza Brión de Chacaíto de Caracas se dirigió a la Fiscalía General para entregarle un documento pero la marcha fue reprimida por los cuerpos de seguridad y los grupos paramilitares de los “colectivos”. Ese día se saldó con tres muertos y mutuas acusaciones entre el gobierno y la oposición.

López se entregó en público a la Guardia Nacional Bolivariana en febrero de 2014 para cumplir una orden que había emitido la Fiscalía General en su contra. Los cargos fueron “instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir”.

En el largo juicio ninguna de las acusaciones presentó soporte testimonial y documental válido pero el 10 de septiembre de 2015 la justicia venezolana lo declaró culpable de incitación pública a la violencia en las manifestaciones de 2014.

Numerosos organismos internacionales de los derechos humanos han pedido su liberación. Durante los 3 años y 4 meses de prisión López ha pasado la mayor parte del tiempo en condiciones inhumanas, insalubres, aislado, incomunicado y hasta torturado, según gritó hace un mes desde su celda. Tampoco ha podido ver a su familia porque las visitas han sido restringidas.

López ha podido sacar clandestinamente de la cárcel fotografías y vídeos de mensajes en los que llama a la calle a continuar con las protestas hasta sacar a Maduro. Por lo que no se descarta que continúe con su llamamiento ahora que la oposición va a la ofensiva contra la constituyente del mandatario.