Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de agosto de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"Estoy dispuesto a todo", amenazó Maduro a sus opositores
El régimen chavista se radicaliza frente a las protestas contra la intención de eliminar el Parlamento y amenaza con levantar la inmunidad a opositores. Durante la elección hubo 14 muertos
31 de julio de 2017
En una escalada de violencia, el régimen venezolano se radicaliza y parece ir camino de convertirse en una dictadura.
El presidente Nicolás Maduro no esperó demasiado para mostrar sus intenciones tras la elección de una Asamblea Constituyente calificada de ilegal dentro y fuera de Venezuela.

Amenazó con levantar la inmunidad a parlamentarios opositores para someterlos a la justicia.

"Se acabó el sabotaje de la Asamblea Nacional, hay que poner orden (...) Habrá que levantar la inmunidad parlamentaria a quien haya que levantarle la inmunidad", advirtió Maduro al celebrar con seguidores la elección de la Constituyente.

El mandatario no precisó los motivos para proceder a esa medida, aunque suele acusar a los diputados de intentar dar un "golpe parlamentario" y de incitar a la violencia en protestas, que dejan unos 120 muertos en los últimos cuatro meses. En tono amenazante, Maduro también propuso "tomar el mando" de la Fiscalía, luego de que su titular, Luisa Ortega, rompiera con el gobierno y se convirtiera en una de sus principales adversarias.

"¿Qué creen que (la Constituyente) deba hacer con la Fiscalía? Reestructurarla de inmediato, declararla en emergencia y tomar el mando para que haya justicia", sostuvo. Maduro rechazó que Estados Unidos condenará la elección de la Constituyente y amenazara con nuevas sanciones contra los "artífices del autoritarismo", después de que el Departamento de Estado emitiera un comunicado tras la elección.

"Un vocero del emperador Donald Trump dijo que no reconocen (...) ¡Qué carajo nos importa a nosotros lo que diga Trump! ¡Nos importa lo que dice el pueblo de Venezuela!", exclamó. Pese a su actitud retadora, el gobernante propuso un "diálogo nacional" para resolver la grave crisis política y se dijo listo para enfrentar a la oposición en las elecciones de gobernadores pautadas para el próximo 10 diciembre, en un posible indicio de que la Constituyente no tiene por ahora en sus planes suspender comicios.

Según el presidente, tres delegados suyos mantuvieron hasta hace poco conversaciones con el presidente del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges, a quien propusieron reconsiderar la negativa a participar en la Constituyente e iniciar conversaciones. Pero según dijo, se negó. "¡Cobardes!", espetó un triunfalista Maduro, luego de que el poder electoral informara que más de ocho millones de ciudadanos, 41,5% del padrón electoral, sufragaran en la elección de la Constituyente.

"Es la votación más grande que haya sacado la revolución bolivariana en toda la historia electoral en 18 años", dijo el presidente en la plaza Bolívar, en el centro de Caracas. La votación de este domingo estuvo marcada por fuertes protestas de rechazo en todo el país, que según la Fiscalía dejaron 10 muertos, pero otras fuentes hablan de 15, entre ellos dos menores de 13 y 16 años.

Entre sus amenazas, Maduro reservó una contra los medios. Advirtió que no tolerará campañas en contra de su Gobierno por parte de la prensa tras denunciar que varias televisoras privadas habrían censurado la masiva participación del pueblo en la elección para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Maduro sostuvo que existe una "campaña en los medios de comunicación" para debilitar a su Gobierno e incluso pidió a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) abrir una investigación a la televisora Televen por no darle suficiente cobertura a la elección de la ANC y transmitir protestas opositoras violentas en vivo.

"Yo le pido a Conatel una investigación porque hicieron apología del delito hoy, de manera expresa, negándole al pueblo el derecho a la información, había más de ocho millones de venezolanos votando en un acto electoral constitucional del más alto nivel y para ellos no era importante transmitir ni una sola información", fustigó.

"Ah, sí era importante transmitir la quema (violencia, en la plaza de) Altamira, eso sí era importante, ¿verdad? Yo le digo al pueblo, ¡Estamos en combate comunicacional otra vez contra las mentiras de las televisoras! ¡Alerta! ¡Alerta el pueblo!", dijo Maduro ante un grupo de simpatizantes del chavismo.

Frente a esta conducta, advirtió a los dueños de los medios que no permitirá conspiraciones en su contra, por lo que advirtió que estaba dispuesto "a todo".

"No van a volver los días del golpe de Estado, ¡si (eso) pretenden estoy dispuesto a todo junto al pueblo en la calle!", recalcó Maduro, quien dijo sin embargo que su fin era "alcanzar la paz".