Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Atentado en Barcelona: argentina muerta había bajado a hacer compras
Silvina Alejandra Pereyra tenía 40 años y estaba radicada en España hacía una década. Pensaba viajar a la Argentina el año próximo
20 de agosto de 2017
Silvina Alejandra Pereyra, la argentina que murió en el atentado del jueves en Barcelona que dejó 14 víctimas fatales y más de cien heridos, vivía a pocas cuadras de ahí y había bajado a hacer las compras" en la zona de La Rambla en el momento que la van conducida por terroristas masacró a los peatones a alta velocidad.

"Ella vivía a cuadras de ahí y había bajado a hacer las compras, tan sencillo como eso", informó el cónsul argentino Alejandro Alonso Saiz sobre Pereyra, quien tenía 40 años, estaba radicada en Barcelona hacía una década y antes había residido en el barrio porteño de Barracas.

El cónsul contó que "a partir de la llamada" de la "prima" de Pereyra, intervino su oficina: "Cruzamos información, nos encontramos con ella y unos amigos en la morgue, y ellos pudieron reconocer el cuerpo", ​dijo.

Pereyra se había nacionalizado española y la mayor parte de su familia se encuentra en Bolivia. "El papá y una hermana residirían en Santa Cruz de la Sierra", puntualizaron.

Una amiga de la víctima dijo que era "muy buena amiga, buena compañera". "Ella siempre ansiaba retornar allá, tiene parientes en Argentina, tíos, primos, (...) lo tenía planeado para dentro de un año, pero lamentablemente no podrá realizar eso. Añoraba a sus parientes. Como todo inmigrante, venimos, trabajamos, añoramos lo nuestro", dijo la mujer a la prensa.

En cuanto a Carmen Lopardo, la italiana de 80 años fallecida que residía en Argentina desde hace más de seis décadas, Sainz consignó que había llegado a España "en un tour".

El Gobierno argentino, a través de la Cancillería, expresó sus condolencias para ambas familias y reafirmó su "enérgica condena al terrorismo en todas sus manifestaciones", además de reiterar la "necesidad trabajar por la paz, la seguridad y el respeto a los derechos humanos".

Entre los heridos también hay dos argentinos, ambos fuera de peligro: María Cristina Deambrosi (67), quien vive en la Ciudad de Buenos Aires y está de visita en España, permanecía internada por fracturas de fémur y pelvis que sufrió por los golpes y empujones durante las corridas de la gente tras el ataque.

Por su parte, Pablo Sebastián Abecasis (36), residente en Barcelona, permaneció hospitalizado unas horas con contusiones leves y ya fue dado de alta.