Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Gravarán bonos y plazos fijos, pero no las acciones
El nuevo impuesto a las ganancias financieras obligará a inversionistas locales a tributar el 15% de los ingresos provenientes de bonos nominados en dólares y el 5% de los obtenidos de bonos en pesos
30 de octubre de 2017
El Gobierno presentará mañana el proyecto de reforma impositiva, que incluirá un gravamen a las ganancias provenientes de activos financieros, luego del anuncio del presidente, Mauricio Macri, que además incluye otras iniciativas en materia inflacionaria, laboral e institucional. El nuevo impuesto a las ganancias financieras obligará a los inversionistas locales a tributar el 15 por ciento de los ingresos provenientes de bonos soberanos y corporativos nominados en dólares y el 5% de los obtenidos de bonos en pesos del Banco Central, como las Lebac, según Bloomberg, aunque no se precisó cuál será el mínimo de aplicación de estas alícuas.

La reforma no abarcaría a tenedores extranjeros de bonos, mientras que tampoco afectará a aquellos inversores, tanto locales como foráneos, que posean acciones, incluyendo fondos comunes de inversión con acciones como componente principal, confirmaron fuentes oficiales a El Cronista.

No obstante, el nuevo gravamen alcanzará a los plazos fijos nominados en pesos, aunque no se conoce de cuánto sería la alícuota.

Además, planea reducir el impuesto a las ganancias corporativas del 35% al 25% en tres años para las empresas que reinviertan sus utilidades.

El proyecto busca equilibrar las cuentas públicas y bajar el déficit, según anunció hoy Macri en el Centro Cultural Kirchner. Plantearía un blanqueo laboral con eliminación de aportes para los salarios menores hasta los $ 10.000. También propondría cobrar el IVA a servicios de empresas no radicadas en el país (como Netflix) y deducir parte del impuesto al cheque de Ganancias.

El costo fiscal de la reforma tributaria estaría entre 0,3% y 0,5% del PBI, unos $ 50.000 millones, una cifra que se considera como un impacto ’neutro’ desde las cuentas públicas.

En el Ejecutivo analizan también elevar los impuestos internos para las gaseosas azucaradas del actual 8% al 20% y también eliminar excecipones a las bebidas espumantes y aplicar una tasa general del 20%.