Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de julio de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Corte Suprema rechazó el concurso pedido por Cristóbal López
15 de noviembre de 2017
La Corte Suprema de Justicia rechazó por unanimidad el concurso de acreedores de Oil Combustible SA (OCSA), la empresa de Cristóbal López, tras el reclamo de la AFIP.

El organismo sostuvo que se trataba de una "insolvencia fraudulenta" para achicar y prorratear el pago de una deuda enorme con el fisco: $ 8.000 millones por no pagar durante años un impuesto a los combustibles. La medida fue votada por el presidente del Máximo Tribunal, Ricardo Lorenzetti, los jueces Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz, Horacio Rosati y Elena Highton de Nolasco.

La Corte hizo lugar a la queja de la AFIP que solicitó la nulidad de la sentencia de apertura del concurso de OCSA que había aprobado el Juzgado de Primera Instancia de Ejecución de Chubut. Así, el principal salvataje que esperaba el empresario K para saldar la deuda millonaria con el fisco, fracasó.

Oil Combustibles SA es la firma de López más relevante respecto al valor de sus activos. La empresa tiene un valor superior a los US$ 250 millones, sin incluir el stock de crudo, que representa unos US$ 100 millones más. En todo el país cuenta con 360 estaciones de servicios e inyecta un 8% de combustible en el mercado. A eso se le suman las refinerías y el puerto en San Lorenzo. Todos estos activos son los que buscó vender por US$ 280 millones a un trader suizo y que proponía para ponerse al día con AFIP. Para concretar la operación, el empresario K y su socio Fabián De Sousa esperaban resolver el concurso de acreedores de Oil Combustibles; sin embargo, la AFIP consideró que cuando se presentó el mismo "la empresa era absolutamente solvente para hacer frente a sus compromisos", y por ello denunciaron que se trataba de una presunta "insolvencia fraudulenta" para evadir el pago de la deuda millonaria que López tiene con el organismo fiscal.

Los dueños del Grupo Indalo se había presentado en concurso de acreedores en abril del año pasado para frenar la embestida del organismo recaudador. El primer intento fue radicar el concurso ante el Juzgado de Primera Instancia de Ejecución N° 1 de Comodoro Rivadavia (donde se presume el empresario tendría jueces "amigos"), pero finalmente debió tramitarlo en los tribunales porteños. Fue el primero golpe que le asestó la Corte Suprema.La Corte señaló que el juez de primera instancia que abrió el concurso de acreedores de la firma petrolera "no tenía jurisdicción para hacerlo".

Esa decisión de la Justicia chubutense fue señalada incluso por la AFIP como un "claro fraude a la ley"; y se agregó que validar ese acto procesal demostraba también un "fraude en la radicación del proceso" ya que la firma no tenía realizado el cambio de domicilio cuando inició el trámite.

Así, se determinó que existió una "conducta fraudulenta de la concursada al crear un domicilio ficticio en la Provincia del Chubut con el fin de eludir la competencia del juez natural".

El organismo que conduce Alberto Abad planteó que el concurso "da cuenta de la maniobra fraudulenta de Oil Combustibles S.A. tendiente a acumular una deuda imposible de afrontar, descapitalizando a la empresa a partir de la transferencia de dinero a otras sociedades del grupo económico". Oil Combustible adeuda a la AFIP $ 8.000 millones por no pagar durante el último gobierno de Cristina Kirchner el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC). A la fecha entre punitorios e intereses, fuentes oficiales calculan que se trata de una deuda que supera los $ 10.000 millones.

Respecto de este expediente, la Sala I de la Cámara de Casación resolvería la próxima semana dónde quedará radicada la causa. El juez Julián Ercolini se declaró incompetente al considerar que la maniobra investigada se trataba de un caso de evasión tributaria. En caso de que los jueces decidan devolverla al fuero federal, López terminaría procesado por defraudación al Estado.