Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de diciembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La 'Ciudad de la furia': protestas provocan un caos y buscan una salida
A los reclamos de todo tipo se suman las interrupciones por obras en varias zonas clave, como Puerto Madero y el Bajo. La Conferencia de la OMC termina de complicar. La jura de los legisladores también fue motivo de marchas. Noviembre fue el mes con más piquetes: hubo 115 cortes
6 de diciembre de 2017
Las protestas volvieron a convertir hoy la Ciudad de Buenos Aires en un caos, en medio de protestas y marchas que se multiplicaron.

A esto también se sumaron las obras en la zona de Puerto Madero y el Bajo.

En estos días, además, el tránsito estará muy monitoreado como consecuencia de la Conferencia de la OMC, que deliberará en el centro CCK y otros espacios de la zona, con unos 3.500 participantes.

La semana ya había empezado difícil por el acampe sobre la 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, donde los manifestantes permanecieron una noche completa. En el Congreso, donde juraron los nuevos legisladores. Columnas de ATE, un sector de la CTA, gremios docentes y organizaciones sociales y de izquierda se mueven hacia el Congreso y luego irán hacia la Plaza de Mayo.

También hubo un corte sobre Paseo Colón, frente al ministerio de Educación.
El presidente Mauricio Macri le pidió al jefe de Gobierno porteño un plan urgente para limitar las protestas.

Entre esas iniciativas se baraja impedir que los manifestantes hagan protestas con la cara tapada y palos, no dejar que se instalen ollas populares en zonas que afecten el microcentro e impedir bloquear carrilles exclusivos para colectivos.

También se dejaría constancia por escrito de que no se podrán instalar carpas en avenidas de mucho tránsito ni bloquear completamente el paso de los automovilistas.

Igual, por ahora el gobierno muestra impotencia frente a los reclamos de todo tipo, y si aún no se inclinó por reprimir las protestas sólo es porque considera que detrás de las marchas existen agazapados sectores que buscan crear una caldo de cultivo para desestabilizar.

Protestas para todos los gustos, y obras que complican más

​Los lugares elegidos para las manifestaciones y las marchas son la zona de Congreso, Plaza de Mayo, que además está en plena obra de remodelación, y también la 9 de Julio. La Plaza de la República, debajo del Obelisco, y el Ministerio de Desarrollo Social, son las zonas más frecuentadas por las protestas.

La 9 de Julio también sufre las marchas que se trasladan por la avenida de Mayo o por Corrientes. Y en ocasiones también se producen cortes en los carriles del Metrobus.

Según la consultora Diagnóstico Político, noviembre fue el mes con más piquetes de 2017. La Capital Federal fue el segundo distrito con más cortes, detrás de la Provincia de Buenos Aires. En la Ciudad hubo 115 bloqueos.

Quienes más cortaron calles fueron las organizaciones sociales, seguidos por trabajadores estatales y agrupaciones político-partidarias. En cuanto a las obras, la que más complica el tránsito es la construcción del Paseo del Bajo, que suma cortes en la zona de Puerto Madero.

Consiste en la construcción de una autopista soterrada para el tránsito pesado de camiones y colectivos. Y también de una avenida parque que borrará la división que existe entre Puerto Madero y el resto de la Ciudad. En barrios como Palermo, Belgrano o Paternal, se suman las obras de los viaductos para elevar los trenes Mitre y San Martín. En esos barrios hay barreras cerradas (las de Sucre, La Pampa y Olleros en el tren Mitre). Y también la estación Lisandro de la Torre, que será construida en altura.

Además, en Saavedra está cerrada la barrera de la avenida Balbín y las vías del tren Mitre, donde se están construyendo un paso bajo nivel. A las demoras para moverse en la superficie esta semana se agregó el conflicto del subte. Desde el lunes, cuando arrancó el corrimiento horario, que llevó el servicio entre las 5.30 y las 23.30 de lunes a viernes, protestas de los metrodelegados provocaron interrupciones totales en algunas líneas y demoras en otras.