Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de octubre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Un mail secreto suma sospechas por el acuerdo con Irán
Lo halló el juez Bonadio. Es un correo electrónico de un diplomático iraní que en 2012 envió una versión del Memorándum en inglés. Timerman en la mira
8 de diciembre de 2017
El juez federal Claudio Bonadio, quien sacudió el tablero político al procesar con prisión preventiva a Cristina Fernández y detener a varios ex funcionarios y dirigentes afines a su administración por "traición a la Patria" y encubrimiento del atentado a la AMIA, encontró un sospechoso mail enviado por un jerarca iraní que suma sospechas en el caso.

“Conclusión: o Héctor Timerman miente, lo que es grave, o el "Memorándum de Entendimiento" fue redactado por Irán y firmado sin más por Timerman”, sostuvo Bonadio en la resolución en la que procesó a la ex presidenta y senadora nacional, entre otros, por encubrimiento y traición a la Patria.

“Sólo el canciller Timerman, persona que carece de la mínima formación universitaria, en su descargo por escrito y que omitió decir en su declaración verbal, sostiene que lo redactó en un hotel del que no recuerda el nombre y con la sola compañía de su contraparte Iraní, el canciller Salehi. El texto de ese documento sólo lo consultó, siempre según su versión, con Cristina Elisabet Fernández y Carlos Zannini, y luego sin más viajó a Etiopía y lo firmó”, dijo el juez.

Así, en la explosiva resolución existen nuevas pruebas, además de las que había recolectado el ex fiscal Alberto Nisman, quien no llegó a lanzar la acusación en el Congreso porque fue hallado muerto de un tiro en la cabeza un día antes.

En la Cancillería no se encontró proyecto alguno del pacto, ni mails oficiales, ni opiniones de especialistas en derecho internacional, como si alguien hubiese borrado toda huella documental para ocultar algo.

El referente iraní Jorge Khalil le dijo por teléfono al piquetero ultra K Luis D'Elía -ahora detenido- cuando se confirmó la firma del pacto en el 2013: “El memorándum ése lo hemos escrito hace seis años con una persona, lo presentamos y nos dijeron 'es inviable'. Hoy se firmó. Seis años lo presenté ese documento yo”.

Khalil hablaba directamente con el ex agregado cultural de Irán en Buenos Aires y principal acusado de ser el autor ideológico del atentado contra la AMIA, Moshe Rabbaini.

Cristina Fernández de Kirchner empezó a tratar con los iraníes en enero del 2011 cuando envió en secreto a su canciller Héctor Timerman a negociar en secreto en Aleppo, Siria, con su colega iraní, Alí Akbar Salehi, bajo los buenos oficios del gobierno sirio de Al Assad. Sin embargo, en la resolución de Bonadio figura un cable secreto del 10 de septiembre del 2010 en el cual el entonces encargado de Negocios de la embajada argentina en Teherán, ministro Guillermo Nicolás, informaba de un pedido de Irán de enviar un un negociador a Buenos Aires para reunirse con Timerman, que hasta ahora se desconocía.

Para Bonadio este cable brindó “otro indicio sobre el avance de las negociaciones en proceso antes de septiembre de 2012” cuando Cristina Kirchner anunció en las Naciones Unidas el inicio de las negociaciones diplomáticas formales con Irán. Luego se llevó a cabo una reunión en la sede de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York, entre los cancilleres Timerman y Ali Akbar Salehi, y empezaron las negociaciones diplomáticas formales.

En su descargo, Timerman dijo que no hubo ningún proyecto de acuerdo en la Cancillería y que no consultó a las direcciones como Asuntos Legales, que dirigía Susana Ruiz Ceruttti, sino que redactó él mismo el texto con Salehi en un hotel de Zurich cuyo nombre no se acordaba. Y que al regresar a Buenos Aires, le entregó un pen drive con el texto a su secretario privado Luciano Tanto Clement.

En su indagatoria Clement, otro de los procesados, dijo: “La noche del vuelo de partida del viaje a Etiopía, yo esperé junto a Alejandro Poffo en la secretaría privada del canciller hasta que llegara. Cuando Timerman ingresó a la oficina, le pidió a Poffo que le imprima el acuerdo que Timerman tenía en un pen drive. Quiero aclarar que el acuerdo referido no se redactó en la secretaría privada del canciller, pues de resultar así yo lo habría sabido”.

No obstante, el juez dice que esa coartada “se contrapone con lo que surge del intercambio de correos electrónicos de Eduardo Zuain y Mohsen Baharvand se desprende que en el mes de noviembre de 2012 existía un texto del documento. Luego Baharvand le envió a Zuan un correo electrónico el 9 de noviembre en el cual manifestó que: “... Gracias. estoy preparando un texto en ingles. espero que lo pueda finalizar para el próximo reunión, abrazo ...”