Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de julio de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Con polémica reforma, gobierno busca ahorrar $ 100.000 M anuales
14 de diciembre de 2017
En medio de la tensión social con reclamos de todo tipo, están en juego nada menos que $ 100.000 millones anuales. Ese es el ahorro que espera realizar el gobierno nacional con el cambio de la formula de movilidad previsional que afecta a más de 17 millones de personas entre jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares y AUH.

En el proyecto de Presupuesto 2018 enviado al Congreso en septiembre último, el Gobierno previó que, manteniéndose la actual fórmula de movilidad, el gasto en Seguridad Social en 2018 crecería entre un 22 %, por el equivalente a $260.000 millones.

Hasta ahora dos índices que ajustan dos veces por año esos beneficios según la actual ley de movilidad -salarios (INDEC/ RIPTE de ambos el mejor) y recaudación- tienen una proyección de incremento de entre 16 y 19%, muy superior a la de la inflación (entre 8 y 12%). En consecuencia, el cambio de fórmula implica ahorro fiscal y menores incrementos para los beneficiarios de la Seguridad Social.

Como los recursos tributarios y los salarios crecerían por encima de la inflación -las dos variables de la actual fórmula- el Gobierno presentó el proyecto sustituyendo esas dos variables por el IPC. El objetivo fue claramente a la baja de los incrementos de jubilaciones y prestaciones, con un ahorro fiscal en torno de los $100.000 millones. E el Senado, se la modificó por 70% inflación + 30% por RIPTE, evolución de los salarios formales que elabora el Ministerio de Trabajo.

Además, se modificó el reajuste semestral (enero-junio y julio-diciembre) por un ajuste trimestral pero rezagado en un trimestre.

Con la actual fórmula, la movilidad del semestre calendario -julio/diciembre- superará el 14,5%. En cambio, con la nueva fórmula que impulsa el Gobierno, y que ya tiene media sanción del Senado, el aumento sería del 5,7% porque el proyecto dice que el próximo primer aumento se aplicará en marzo de 2018 según la variación de los indices de julio-septiembre de 2017 de la nueva fórmula.

Esta modificación implica que en lugar de recibir el aumento ahora estimado en más del 14,5 %, en marzo de 2018 los alcanzados por la movilidad tendrán un incremento del 5,7%, que es lo que arroja el 70% inflación/30% Ripte de julio-septiembre de 2017.

Así, por ejemplo para una jubilación de $10.000, en lugar de un aumento de $1.450, el incremento será de $570. Son $880 menos.

Para la AUH (Asignación Universal por Hijo), actualmente de $1.412 por beneficiario, con la actual fórmula en marzo subiría a $1.616,75 y con la movilidad modificada, a $1.492, 50. Una diferencia de $124,25 por chico.

Aun así, se considera que ya transcurridos 5 meses y varios días del segundo semestre, los beneficiarios tienen el derecho adquirido al incremento en marzo de 2018 por la actual fórmula, y la nueva fórmula que discute el Congreso no puede aplicarse en forma retroactiva, y en perjuicio de los beneficiarios.