Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de abril de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Media sanción para la Reforma Tributaria: va al Senado
19 de diciembre de 2017
Los diputados retomaron el debate para avanzar con el paquete económico y el oficialismo acordó modificaciones con el massismo y el interbloque Argentina Federal -que responde a gobernadores dialoguistas- para darle media sanción y girarla al Senado, donde el Gobierno quiere sancionarla antes de fin de año. Aunque el oficialismo consiguió dictamen para los cambios impositivos y negoció modificaciones con los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego) por la marcha atrás en la renta a las bebidas azucaradas, los vinos y espumantes y la baja gradual de impuestos a productos electrónicos, el proyecto siguió en revisión en el recinto.

El proyecto oficial fija 5% en plazos fijos y títulos, estipula una reducción de aportes patronales graduales, la suba del impuesto directo a cervezas, la reducción del impuesto a las ganancias de empresas y que parte de las indemnizaciones por despido y retiros voluntarios paguen impuesto a las Ganancias. “Es un proyecto ambicioso, gradual, que incentiva la inversión, formaliza el mercado laboral y mejora la competitividad”, dijo el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina.

Dijo que los cálculos indican que esto permitirá bajar la carga tributaria en un plazo mediano de cinco años en 1,5 puntos del PBI.

Más allá de algunos pedidos, el interbloque Argentina Federal –que con 35 legisladores responde a siete gobernadores peronistas que firmaron el pacto fiscal con el presidente Mauricio Macri- estaban dispuesto a acompañar en la votación. “No termina de ser suficientemente agresiva para cambiar un modelo productivo pero empieza a tender puentes”, aseguró Diego Bossio, del bloque AF. Uno de los puntos de conflicto era el hecho de que parte de las indemnizaciones por despido y retiros voluntarios paguen ganancias. Así, analizan, el trabajador terminaría cobrando menos en mano o para que cobre lo mismo la empresa debería cubrir la diferencia y así gastar más. Parte del oficialismo, incluso, pensaba que no era conveniente.