Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de octubre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Moreau dijo que el periodista Bazán fue "víctima del grupo donde trabaja"
El ahora diputado ultrakichnerista, íntimo colaborador de Cristina Fernández, hizo una temeraria lectura sobre la agresión al periodista
21 de diciembre de 2017
Ahora diputado ultrakirchnerista, el ex radical Leopoldo Moreau hizo una lectura controversial sobre la brutal agresión al periodista Julio Bazán, en la propia Cámara de Diputados.

"Bazán no solamente ha sido víctima de un grupo de inadaptados, ha sido víctima del grupo donde trabaja, que proclamó el periodismo de guerra. Eso también es violencia", dijo Moreau, mientras el Congreso intentaba reflexionar y calmar los ánimos en medio de un clima de violencia creciente.

Por las dudas, Moreau aclaró que era "solidario con Bazán, pero él también es víctima de la violencia institucional que significa que su medio de comunicación fue uno de los que más alimentó durante años con sus zócalos esas manifestaciones que en las calles fueron generando un clima político de confrontación".

Para el diputado kirchnerista y vocero de muchas iniciativas de Cristina Kirchner, "el periodismo de guerra es una manifestación que también altera el proceso democrático. Entonces, nos tenemos que hacer cargo".

Moreau es un dirigente radical que en los últimos años se incorporó al kirchnerismo e ingresó hace pocos días como diputado de Unidad Ciudadana por la provincia de Buenos Aires, en la misma boleta que encabezaba como candidata a senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Bazán, de 71 años, fue agredido el lunes pasado por cerca de una decena de militantes con golpes, patadas voladoras y piedrazos. La brutalidad llegó a tal extremo que hasta le tiraron cenizas calientes en todo su cuerpo, que le provocaron quemaduras y ampollas en el paladar. Todo quedó registrado por las cámaras de los medios que cubrían los incidentes. Su camarógrafo también recibió empujones. El periodista estuvo tres días internado en una clínica porteña, donde recibió una sutura en la herida tras recibir un piedrazo en la cabeza.