Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de febrero de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una de las razones del enojo de Zaffaroni con Mauricio Macri
El Poder Ejecutivo pidió que lo remuevan de su cargo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. A partir de ahí inició un raid mediático en el cual reclama la caída del Gobierno
13 de febrero de 2018
"Hay que pegarle al chancho para que aparezca el dueño". La conocida frase, utilizada en octubre de 2014 por la entonces presidenta Cristina Fernández para atacar a Eduardo Duhalde y sugerir que buscaba desestabilizar su gobierno, parece volverse útil en esta coyuntura en la que el gobierno de Mauricio Macri está enfrascado con el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni.

El jurista viene sugiriendo hace semanas lo conveniente que sería la caída del gobierno de Macri, para que, según él, la administración de Cambiemos no siga haciendo daño.

Ese no parece ser el único motivo de Zaffaroni para reclamar tamaña locura cercana a un acto de sedición contra la democracia.

Se supo ahora que en noviembre último, el gobierno de Macri pidió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos retirar a Zaffaroni como uno de sus jueces, bien rentado, por cierto.

La insistencia del jurista para que Macri se vaya "antes" reavivó la disputa y el Gobierno volvió a pedir públicamente que deje su cargo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Hay un capítulo de esta historia que desató la furia del ex magistrado argentino. Ocurrió en noviembre de 2017, cuando el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, envió una carta al por entonces presidente de la Corte Interamericana Roberto Caldas, manifestándole "la preocupación" del Estado Nacional "ante las manifestaciones públicas" de Zaffaroni por considerarlas "reñidas con las cualidades que el sistema interamericano de Derechos Humanos exigen a los miembros de la Corte Interamericana".

En esa carta, Avruj indicó que desde diciembre de 2015, Zaffaroni "ha asumido posturas públicas de cuestionamiento al accionar gubernamental en términos políticos que ponen en duda las condiciones de imparcialidad y objetividad que deben guardar los miembros de tan alto Tribunal".

La carta fue enviada el 24 de noviembre de 2017, meses después del caso Santiago Maldonado, en el que Zaffaroni tomó postura pública, y días más tarde de que apareciera muerto el joven mapuche Rafael Nahuel, durante un operativo de la Prefectura para desalojar a la Resistencia Ancestral Mapuche en Villa Mascardi. En la nota, Avruj cuestionó a Zaffaroni por "sus posturas públicas sosteniendo que el Gobierno actual es responsable de un 'deterioro grave del Estado de derecho', de ordenar reprimir la protesta social, estableciendo una persecución a opositores políticos y opinando abiertamente en forma crítica a las posturas gubernamentales en casos que se encuentran en trámite ante el sistema interamericano de protección de Derechos Humanos".

Avruj puso como ejemplo las declaraciones sobre la detención de Milagro Sala y el caso Maldonado, hecho al que "no titubeó en calificar como una desaparición forzada y además acusó al Gobierno nacional de encubrir el hecho".

"Si bien la libertad de expresión y la libertad de crítica al accionar gubernamental son garantías fundamentales del estado de derecho reconocidas por la Constitución Nacional y por la Convención Americana, no es menos cierto que la independencia e imparcialidad de los miembros de esa Honorable Corte constituyen requisitos esenciales para el desempeño de tan alto cargo", consideró Avruj, que citó el artículo 18 del estatuto del Tribunal y expuso que entre las "causales de incompatibilidad" de los miembros del organismo figuran aquellas "actividades que impidan a los jueces cumplir con sus obligaciones, o que afecten su independencia, imparcialidad, la dignidad o prestigio de su cargo".

Avruj expuso que "en opinión del Gobierno, la conducta del doctor Zaffaroni afecta el debido ejercicio de tan alto cargo y tiende a pretender incidir en resoluciones que luego los integrantes de los organismos internacionales deben resolver con la mayor rigurosidad".}

Zaffaroni, quien tiene mandato hasta enero de 2022, no se amilanó y dijo: "El gobierno es el peor que hemos tenido los argentinos desde la vuelta a la democracia hace treinta y cuatro años. Es verdad -y no le quepa duda- que soy un opositor", le dijo al presidente de esa Corte. "No obstante -aclaró- no estoy afiliado a ningún partido político, no fui ni soy candidato a nada".