Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de octubre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El tarifazo del gas es mayor al previsto y mete miedo a los bolsillos
Al nuevo ajuste, del 35%, se suma que, por la devaluación, los usuarios deberán hacerse cargo de contratos en dólares que las distribuidoras firmaron con las petroleras
6 de octubre de 2018
En el marco del fenomenal ajuste pactado con el FMI para llegar al déficit cero a fines de 2019, y que incluye acelerar la quita de subsidios, el alza en las tarifas de gas de octubre terminó siendo mayor al esperado, sobre todo para los sectores medios y de menores recursos, lo cual representará un golpe demoledor para los presupuestos hogareños.

A esto se suma que en enero los mismos usuarios deberán hacerse cargo de deudas generadas por contratos firmados en dólares entre las distribuidores como Metrogas y Natural Energy (ex Gas Natural Fenosa). Deberán afrontar una deuda estimada en 10.000 millones de pesos, que se pagará en 24 cuotas, lo que puso en estado de alerta a entidades de defensa del consumidor y los partidos de la oposición.

En el caso del ajuste tarifario, para sectores medios y bajos el aumento que rige desde octubre será en promedio del 50%, cuando el Gobierno había anunciado un alza de hasta 35%.

El secretario de Energía, Javier Iguacel, había prometido un aumento "promedio" de entre 30% y 35% en las facturas de gas, pero más de la mitad de os clientes -el 55%- pagará una suba de entre 56% y 60% por los metros cúbicos de gas que consuma en Buenos Aires y el conurbano. Además, desde 2019 los usuarios tendrán que hacerse cargo de una deuda contraída por las distribuidoras de gas con las productoras como consecuencia de la devaluación del peso.

Las tarifas que los clientes pagaron entre abril y septiembre de este año reflejaban un dólar en torno a los $ 20, pero el tipo de cambio osciló entre $ 28 y $ 38 durante ese semestre.

Por esa razón, las distribuidoras contrajeron una deuda en torno a los $ 10.000 millones.

En el cuadro tarifario elaborado por el Enargas, que regirá entre octubre y abril de 2019, se achica la brecha de precio entre el gas que pagaban los clientes residenciales de mayores bolsillos en relación a los usuarios de consumo más ajustado.

En abril de 2018, según cifras que exhibió el Gobierno en ese momento, los hogares R1-R2, que son los de menores ingresos, pagaban una factura bimestral promedio de alrededor de $ 900 (dividida en dos cuotas). Ahora, en cambio, la suma de las boletas de dos meses los llevará a desembolsar no menos de $ 1.500, en una estimación prudente.

El costo fijo de las boletas subirá en un 20%, pero el variable -el consumo- se incrementará entre 55% y 60%. Como en las facturas este componente pesa más que el fijo, la suba en el bolsillo excederá el 50%. Para que el precio de gas sea más parejo entre las distintas categorías tarifarias, los usuarios que en 2016 y 2017 recibían los mayores aumentos -como los de consumos altos, denominados R3- ahora les subirán entre 15% y 32%.

En cambio, los clientes que menos gas requieren (etiquetados como R1 y R2) tendrán un incremento de entre 56% y 60% en los metros que consumen. Esos datos corresponden a Metrogas, la distribuidora de la mitad del área metropolitana de Buenos Aires y el conurbano.

En base a datos oficiales, se estima que los hogares R3 (consumos altos) afrontaban una factura bimestral de $ 2.500. Con el nuevo tarifario, que implica una recomposición del 32%, esa suma se va a $ 3.300.

La punta de la pirámide del gas la conforma la categoría R3-4. En el invierno, crecen los clientes que llegan a ese nivel y pagan facturas por arriba de los $ 5.600. Con la recomposición (del 15%) estará en torno a los $ 6.500.