Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de julio de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Un Brasil dividido elige al futuro presidente entre Bolsonaro y Haddad
Los partidarios del ex militar cuestionan la corrupción del PT, mientras que los seguidores del elegido por Lula denuncian el discurso del "odio" del postulante de ultraderecha
28 de octubre de 2018
Los brasileños eligen este domingo al presidente que durante los próximos cuatro años gobernará la mayor economía latinoamericana, con el ultraderechista Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar, como favorito frente al izquierdista Fernando Haddad.

Bolsonaro, un excapitán del Ejército, de 63 años, logró capitalizar la decepción y la rabia de una población golpeada por años de recesión y estancamiento y hastiada de los escándalos de corrupción.

Haddad, profesor y exalcalde de Sao Paulo, de 55 años, fue designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en sustitución de su líder histórico, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), que purga desde abril una pena de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de activos.

En la primera vuelta, Bolsonaro obtuvo 46% de los votos, frente a 29% para Haddad y los últimos sondeos le dan de ocho a diez puntos de ventaja.

Aun así, Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), pidió a sus partidarios que eviten bajar la guardia, porque "las elecciones no están ganadas.

Haddad acortó distancias en la última semana, después que Bolsonaro amenazara a sus adversarios de izquierda: "O se marchan o van a la cárcel. Esos marginales rojos serán desterrados de nuestra patria", proclamó.

En el local donde Bolsonaro votó, en el oeste de Rio, los soldados cachearon a los electores y revisaron las inmediaciones con espejos y detectores de metales, mientras sus simpatizantes lo esperaban con banderas de Brasil anudadas en la espalda.

El candidato estuvo a punto de morir el 6 de septiembre pasado, cuando un exmilitante de izquierda le asestó una puñalada en el abdomen.

Bolsonaro "va a barrer a los corruptos, va a echar a esos crápulas, a esos comunistas", proclamó uno de sus simpatizantes, Alvaro Cardoso, un trabajador independiente, de 55 años.

El candidato entró por una puerta lateral, junto a su esposa, y se retiró sin formular declaraciones, saludando a sus simpatizantes con los pulgares hacia arriba y la "V" de la victoria.

Haddad votó, también por la mañana, en el barrio de Moema, de Sao Paulo, donde lo aguardaban militantes del PT con rosas blancas y rojas, al grito de "Brasil, urgente, Haddad presidente", que disputaban el espacio sonoro con los cacerolazos de protesta de un edificio cercano.

"Tengo mucha esperanza en el resultado", declaró Haddad a periodistas. "La nación está en peligro, la democracia está en peligro, las libertades individuales están en peligro", pero "Brasil despertó en los últimos días", acotó, antes de retirarse haciendo tambièn la "V" de la victoria.

En el mismo colegio electoral, Renata Arruda, una trabajadora de telemarketing de 41 años, rompe a llorar al reconocer que su candidato lo tiene muy difícil. "Mi padre y mi madre vivieron la dictadura y tengo mucho miedo de que eso vuelva", afirma.

Bolsonaro es un ferviente defensor de la dictadura (1964-85) y admirador declarado de uno de los principales torturadores de aquel régimen.

En Brasilia, Teresinha Kanzler Barbosa, una abogada jubilada, tiene claro que votará por Bolsonaro. "Tiene que haber un cambio en este país. Basta de siempre lo mismo. Bolsonaro es la opción de cambio y si Dios quiere será un buen presidente", afirmó.