Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de julio de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Adiós a Lee Iacocca: lanzó el Ford Mustang y salvó a Chrysler
A los 94 años murió una de las figuras más notables del automovilismo empresario. Llegó a protagonizar los anuncios de los autos
4 de julio de 2019
El salvador de Chrysler, el creador del imbatible Ford Mustang, Lee Iacoca, falleció a los 94 años.
Fue considerado una de las mayores leyendas de la industria automovilística a nivel mundial, fundamentalmente por el lanzamiento del Ford Mustang en 1964 y por haber salvado a Chrysler de la bancarrota en la década del '80.

Fue en su residencia de Bel Air, el exclusivo barrio de Los Ángeles, donde sufrió complicaciones de un Parkinson avanzado. Iacocca -oriundo de Allentown, Pennsylvania- había iniciado su trayectoria en la industria en un sector de Ford, en 1946, primero como ingeniero y luego en los departamentos de venta y marketing.

Venía de diplomarse en Ingeniería y de recibir un master en otra prestigiosa universidad, Princeton. Contaba que la Gran Depresión de los años 30 lo había marcado profundamente, ya que había dejado en la ruina a su familia de inmigrantes italianos.

Fue en Ford donde desplegó todo su talento: una de sus campañas tuvo tanto éxito que llamó la atención de los directivos de Ford, que lo convocaron a su sede de Dearborn.

Desde allí logró un significativo aumento de ventas, especialmente con el Mustang. Y escaló hasta la presidencia de la empresa, que ejerció entre 1970 y 1978. Allí tuvo que alejarse, en conflicto con Henry Ford II.

Se le atribuía la creación del “Pony Car” y se afirmaba que tenía un “instinto especial” para comprender los gustos de la gente. Esto le permitió la creación de nuevos segmentos, pero también reflotar otros que parecían extinguirse (como lo hizo con el “minivan”).

Una de sus características fue que no se guiaba por los estudios de mercado, aunque estos no tenían en su época el predicamento que alcanzaron posteriormente. Por sus éxitos en la industria, se convirtió en una personalidad relevante de Estados Unidos, la revista Time le dedicó varias portadas y hasta protagonizó los anuncios de sus propios autos. “Si puede encontrar un coche mejor, cómprelo”, era su famoso anuncio.

Fue esa popularidad, junto au carisma, lo que le permitieron convencer al Congreso para que le concedieran 1.500 millones de dólares, destinados a reflotar Chrysler. Y también su gestión hizo que el contribuyente de Estados Unidos tuviera la devolución de los fondos, con intereses, mucho antes de lo previsto (siete años).

Iacocca comenzó a desempeñar un rol más político cuando las fábricas de Detroit, Michigan -en el corazón de la industria automovilística- empezaron a cerrarse, ante la oleada de importados: japoneses y europeos. Y en algún omento el Partido Demócrata lo evaluó como un candidato a la presidencia, lo cual no se concretó.

Se retiró definitivamente en 1992. Había sido la personalidad más relevante de la industria automovilística desde Henry Ford hasta entonces.

Jubilado en las funciones ejecutivas, intentó probar suerte como directivo de Chrysler -fue socio del inversor Kirk Kerkorian, pero fracasaron y también formó parte del grupo Fiat. Además, armó una emresa que producía aceite de oliva.

Por otro lado, el presidente Ronald Reagan lo designó al frente de la fundacón que recaudó fondos para restaurar la Estatua de la Libertad.