Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Creció la pobreza en la Ciudad y hay 185 mil indigentes
En el primer trimestre había 585 mil personas en situación de pobreza, 94 mil más que en 2018, lo que implica un aumento de 3 puntos. La zona sur, la más complicada
16 de julio de 2019
La Capital Federal tiene 94.000 pobres más que un año atrás, sumando un total de 585.000 personas, según datos oficiales del primer trimestre.

Esa cantidad de personas equivale a un 19,1% de la población total porteña que no logra cubrir el costo de una canasta básica de bienes y servicios. De esos números, 52.000 son nuevos indigentes, llevando el total a 184.000 personas – 6% de la población- que no cubren el costo de una canasta básica sólo de alimentos.

Un año atrás, en cambio, los pobres sumaban 491.000 (16%), y los indigentes 132.000 (4,3%).

A nivel nacional urbano, el Observatorio de la Deuda Deuda Social de la Universidad Católica Argentina estimó que la pobreza es del 35% (14,2 millones de personas), de los cuales al menos 7% son indigentes, como adelantó Clarín el viernes pasado.

La estadística oficial de pobreza porteña, que arranca en 2015, muestra un fuerte deterioro en 2016, una mejora en 2017, y un nuevo salto durante el año pasado y en el arranque de este año (ver infografía).

Así, uno de cada cinco porteños pertenece a una familia que tiene ingresos inferiores al costo de la canasta básica total viven por debajo de la línea de pobreza. La región Sur de la Capital tiene los índices más elevados, en parte porque cuenta con un 17% de desempleo.

A marzo pasado, el valor de la canasta familiar (sin alquiler) de pobreza para un matrimonio con 2 hijos menores era de $ 28.330,36.

También hubo un fuerte deterioro y descenso de los sectores medios. Así, el Informe oficial marca que hay otras 290.000 personas (9,5% del total) que son sectores “no pobres vulnerables”, cuando un año atrás sumaban 266.000 ( 7%). Y 309.000 ( 10,1%) – un año atrás sumaban 270.000 (8,8%)- que pertenecen a la “clase media frágil”, así definidos porque “ante una eventual disminución del poder adquisitivo de los ingresos familiares, por ejemplo, por la suba de precios por encima de sus ingresos, o ante la pérdida del empleo o de ingreso de alguno de sus miembros, tienen una probabilidad alta de caer en los estratos más bajos”.

Esto vino pasando en los últimos años y por eso se agrandó la vulnerabilidad y fragilidad social, se achicó la clase media y los sectores frágiles y pobres. Algo que se explica por el deterioro de los salarios, de las jubilaciones y de los ingresos de los trabajadores independientes y profesionales, sumado a la caída de la ocupación laboral.

Por ejemplo, el número de desocupados aumentó de 135.625 en el primer trimestre de 2018 a 186.430 en igual período de este año. En tanto, los asalariados sin descuento jubilatorio –informales- subieron del 23,1 al 24,9%.

Por tratarse de una medición por ingreso, por la percepción del medio aguinaldo, los datos del primer trimestre no son comparables con los del cuarto trimestre del año anterior. Las cifras del INDEC del primer semestre se conocerán recién en septiembre.