Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Lula Da Silva ya está libre y lo recibió una multitud a la salida de la cárcel
Estuvo 580 días preso, tras ser detenido en una causa por corrupción el 7 de abril de 2018. Su novia fue la primera en recibirlo y él se la presentó a la multitud, que le reclamó sin éxito un "beso"
8 de noviembre de 2019
Tras permanecer 580 días preso, finalmente la Justicia brasileña concedió la libertad de Lula da Silva, de 74 años, quien ya salió de prisión.

La decisión se conoció a las 16:15, y desde ese momento miles de seguidores del ex presidente se congregaron frente al penal de Curitiba, a la espera de su salida, luego de que se le realicen los controles médicos.

Luego del fallo que cambió la jurisprudencia sobre el cumplimiento de la condenas después de la segunda instancia, y de que su abogado solicitara la inmediata liberación, el juez autorizó a Lula da Silva a salir en libertad.

Así, luego de un año y 7 meses preso por lavado de dinero y blanqueo de capitales, el exmandatario brasileño fue autorizado a salir de la cárcel.
Lula había sido encarcelado desde el 7 de abril del año pasado por corrupción y lavado de dinero en el marco de la Operación Lava Jato.

El juez Danilo Pereira Jr., del 12º Tribunal Criminal Federal de Curitiba, aceptó el pedido de los abogados del exmandatario (2003-2010) para que abandone su celda en la Superintendencia de la Policía Federal de la capital de Paraná.

La solicitud había sido presentada temprano luego de que el jueves por la noche el Supremo Tribunal Federal (STF), en Brasilia, aprobó por seis votos contra cinco cambiar su jurisprudencia hasta ahora que permitía que los condenados en segunda instancia empezaran a cumplir sus penas de prisión.

Lula, de 74 años, había sido condenado en dos instancias por el caso de un departamento tríplex en el balneario paulista de Guarujá que obtuvo como soborno de la constructora OAS a cambio de garantizar a la compañía contratos con la petrolera estatal Petrobras durante su gobierno.

"La decisión de la Corte confirma aquello que nosotros siempre dijimos, que no había posibilidad de ejecución anticipada de la pena", resaltó el abogado Cristiano Zanin.

Originalmente, Lula había sido condenado en julio de 2017 por el juez Sergio Moro a nueve años y medio de prisión. Luego, en enero del año pasado, el fallo fue ratificado por el Tribunal Regional Federal de la 4ª región, en Porto Alegre, que permitió su detención. En abril de este año, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) ratificó la culpabilidad del expresidente, pero le redujo la pena a ocho años y diez meses de cárcel.

Ahora, la defensa de Lula intentará anular todo el proceso mediante una apelación al STF que tiene como fundamento la cuestionada imparcialidad de Moro.

Este año, el sitio The Intercept reveló que el entonces magistrado -actualmente ministro de Justicia de Jair Bolsonaro-, mantuvo comunicaciones indebidas con los fiscales de la Lava Jato que acusaron a Lula.