Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
9 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Adrián Suar le responde a Araceli por la demanda judicial
El productor escribió una fuerte carta para aclarar la situación con su ex mujer, presentando documentos
13 de noviembre de 2019
A casi dos meses de que Araceli González anunció que iba a emprender una demanda contra su ex pareja Adrián Suar, y con varias idas y vueltas en el medio, el gerente de programación del Trece dio su versión sobre los hechos, hablando en primera persona y presentando pruebas documentadas para argumentar su posición.

A continuación, la carta que Adrián Suar le envió a Clarín:

"Nunca hubiese querido hacer pública una situación que pertenece a mi ámbito privado. No me gusta, ni necesito, mediatizar mi intimidad. Pero hoy me veo obligado -no sin gran dolor - a realizar aclaraciones respecto a una serie de injurias y falsas acusaciones que mi exesposa, Araceli González, ha vertido en los medios en el último tiempo. Porque como ella expresó oportunamente, que siempre priorizó y buscó proteger a sus hijos, lo mismo pretendo: su hijo también es mi hijo.

Estuvimos casados poco más de cuatro años. Decidimos separarnos de común acuerdo y en buenos términos. Sin embargo, Araceli hace un relato errado e incorrecto de lo sucedido a partir del quiebre de nuestra relación. Cumplí con todas y cada una de mis obligaciones. Tengo una conducta responsable y no le debo nada a nadie. Entiendo que no bastan mis afirmaciones para desacreditar sus acusaciones como así tampoco las suyas para descalificarme y difamarme.

Este tipo de declaraciones deben tener un sustento real para cobrar validez. La intención de este escrito es, precisamente, contar la verdad de los hechos y aportar pruebas fehacientes, contundentes y categóricas (documentos que acompaño, firmados oportunamente por ella y por mí) que acreditan y abonan lo que expongo a continuación.

En el año 2003, iniciamos los trámites del divorcio, asistidos por abogados de ambas partes, decretándose la disolución del matrimonio en el 2004.

Pasados ya 15 años, calificar como “arreglos” a esos acuerdos celebrados en forma conjunta es, sin duda, algo deliberadamente ofensivo, difamatorio y malintencionado.

En las pruebas que adjunto, los montos percibidos por Araceli no están visibles por prudencia y respeto. Pero, por supuesto, le doy la entera libertad de hacerlos públicos si ella así lo decidiere.

Cumplí con todos mis compromisos y obligaciones en tiempo y forma. Estuve presente toda vez que la justicia así lo ha requerido, en persona o a través de mi abogado, y lo seguiré haciendo cada vez que se me convoque. Pero también recurriré a los tribunales cuando se vea mancillado mi buen nombre y honor, para defender mis derechos.