Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
9 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Bolsonaro recalcula: propuso relación "pragmática" con Argentina
El nombramiento de Daniel Scioli como futuro embajador en Brasil cayó bien en círculos paulistas. Duras críticas del presidente brasileño a Cristina Kirchner
28 de noviembre de 2019
El histriónico presidente brasileño comenzó a recalcular su futura relación con el gobierno de Alberto Fernández y ahora dijo que espera mantener una "relación pragmática", es decir, basada en la lógica de la conveniencia mutua.
Pero siguió castigando a la futura vice, Cristina Kirchner: “Volvió una señora que tiene relaciones sólidas con Lula, Dilma, Maduro y Evo Morales, que querían una gran patria bolivariana sin respeto a la libertad”, disparó el mandatario y ex capitán del Ejército.
Si bien Bolsonaro no asistirá a la ceremonia de asunción de Alberto Fernández el 10 de diciembre, y se mostró escéptico en caso de que Argentina “tome políticas populistas que no funcionan en ningún lugar del mundo”, fuentes diplomáticas dijeron a Asteriscos.Tv que la designación de Daniel Scioli como embajador en Brasil cayó bien en círculos paulistas.
Ven al ex gobernador bonaerense como hombre de diálogo y con la cabeza enfocada en fortalecer el Mercosur para salir al mundo a buscar nuevos mercados. Scioli tiene, además, muy buena relación con dirigentes que pertenecieron al establishment brasileño, incluso algunos que está presos por casos de corrupción, como Sérgio de Oliveira Cabral Santos Filho, dirigente del PMDB detenido desde 2016 en el marco del Lava Jato. La tejió cuando Cabral due gobernador de Río de Janeiro de 2007 a 2014.
En Manaos, la mayor ciudad de la región amazónica brasileña, Bolsonaro reafirmó las palabras de su hijo Eduardo, legislador por San Pablo y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, quien la semana pasada dijo que Brasil y Argentina debían tener una relación pragmática y que los vínculos comerciales estaban por encima de las ideologías. “Eduardo no es mi portavoz. Pero en este tema tiene razón: relación pragmática con Argentina”, dijo Bolsonaro.

“Nosotros acompañamos el cuadro electoral argentino. Volvió a Argentina una candidata, una señora, que era presidente hasta hace poco tiempo, que tiene relaciones sólidas con Lula, Dilma, Fidel Castro, con Chávez, con Maduro, con Morales, con toda esa gente de América del Sur que quería una gran patria boliviariana, en la que no existía el respeto a la libertad”, advirtió el brasileño.

“Entonces, nuestra relación con Argentina va a ser pragmática. Tenemos buenas relaciones comerciales con Argentina y en lo que depende de mí, continuarán”, señaló.

El presidente de Brasil no asistirá a la ceremonia de asunción de Alberto F. y en cambio enviará al ministro de Ciudadanía, Osmar Terra, un neurólogo encargado de manejar los principales planes sociales del país.

El intercambio de agravios entre Bolsonaro y el presidente electo de Argentina y advertencias desde Brasilia de una posible salida del bloque Mercosur si Argentina volvía poner en práctica políticas restrictivas al comercio como las que se aplicaron entre el 2003 y el 2015, llevaron a empresarios de ambos países a movilizarse buscando preservar un vínculo comercial profundo y diversificado que alcanza unos 28.000 millones de dólares anuales.

Bolsonaro dijo a Clarín no tener "nada contra Argentina, quiero que Argentina tenga éxito”, pero se mostró crítico y escéptico con lo que avizora como políticas populistas a ser ejecutadas por el futuro gobierno argentino, a las que ve en franca contradicción con la agenda económica liberal y la política social conservadora a ultranza que impulsa en Brasil.

“Un anuncio que ya hizo, de congelamiento de precios y aumento de salarios, eso no funciona en ningún lugar del mundo”, declaró.

Destacando su buena relación con el gobierno saliente de Argentina, el mandatario brasileño informó que estará a inicios de diciembre en el estado fronterizo de Río Grande do Sul “participando de la última reunión del Mercosur de este año, en la que debe estar el presidente Macri presente”.

Esa reunión fue agendada antes del 10 diciembre para evitar un encuentro entre Bolsonaro y Alberto F.

El jefe de Estado brasileño participó en la capital del estado brasileño de Amazonas de una feria de sustentabilidad organizada por las mayores empresas del gigante Polo Industrial de Manaos, que alberga fábricas de unas 500 compañías.

En otra declaración polémica, Bolsonaro llamó a la región amazónica brasileña a liberarse del “yugo ambientalista”, y defendió el cultivo de caña de azúcar en la selva y la explotación de minerales en reservas indígenas, actividades resistidas por organizaciones de defensa del medio ambiente, a las que el gobernante suele señalar como punta de lanza de la “codicia” internacional sobre el mayor bosque tropical del mundo.