Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de enero de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una multitud colmó la Plaza de Mayo para despedir a Macri
Miles de personas con banderas argentinas se movilizaron. Desde el balcón, el presidente prometió encabezar una "oposición constructiva". Pidió "defender a la Argentina si alguno quiere intentar abusar". "Vamos a volver en 2023", prometieron
7 de diciembre de 2019
Por primera vez desde que Juan Domingo Perón llegó al poder en 1945, un presidente no peronista (Mauricio Macri) logró completar su mandato en la Argentina.

Aunque la pobreza está en el 40% y el país soporta una profunda recesión, mucha gente aceptó la convocatoria del presidente y colmó la Plaza de Mayo con banderas argentinas para manifestarle su apoyo como futuro referente de la oposición y tratar de capitalizar el 41% obtenido en el último balotaje frente a Alberto Fernández (48%), quien asumirá el 10 de diciembre próximo.

Por lo que muchos declararon, la movilización masiva también representó una señal hacia el kirchnerismo/peronismo, de que una buena porción de los argentinos no quiere el regreso del populismo que se lleva todo por delante, que Cristina Kirchner buscó imponer en su segundo mandato entre 2011 y 2015, cuando instaló la idea del "vamos por todo".
Ante esa postal de miles de argentinos, Macri brindó su discurso de despedida y aclaró ante la gente que se trataba de un "hasta pronto".

El presidente saliente prometió ser una "oposición constructiva" y una "alternativa sana de poder".
"Le quiero decir al presidente electo que él puede confiar en que, después de mucho tiempo, va a encontrar una oposición constructiva y no destructiva", afirmó el mandatario saliente y agregó: "Somos una alternativa sana de poder, que representa a millones de argentinos que nunca más se van a resignar".
Acompañado en el escenario por la primera dama, Juliana Awada, y por su reciente compañero de fórmula, Miguel Pichetto, Macri pidió a los simpatizantes de Juntos por el Cambio "defender las cosas que se han logrado y defender la Argentina si alguno quiere intentar abusar".
"Hasta pronto, porque esto recién comienza", concluyó el presidente saliente.

En 1989, el radical Raúl Alfonsín había tenido que anticipar la entrega de poder al peronista Carlos Menem, en medio de una brutal hiperinflación.

En 2001, Fernando de la Rúa renunció en medio de una violenta represión que dejó más de 20 muertos, la mayoría en los alrededores de la Plaza de Mayo, y con el estado de sitio declarado, cuando la gente salió a protestar contra la confiscación de sus depósitos y el peronismo movilizó militancia desde el conurbano bonaerense, alentando los saqueos a supermercados y comercios.
Tampoco pudieron terminar sus mandatos los gobiernos de Arturo Frondizi (desarrollismo), a principios de los '50, y del radical Arturo Illia -tal vez el ex presidente más honesto que se recuerde- en 1963, víctimas de furibundos golpes militares.
El propio Perón, al promediar su segundo mandato en 1955, fue derrocado militares autodenominados "Revolución Libertadora".

Aún en medio de una crisis que hizo estragos en la sociedad argentina, que Macri haya logrado concluir su mandato de cuatro años brinda a la Argentina una señal institucional relevante de cara a su futuro.