Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de junio de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Misiones: invasión de caracoles gigantes
El animal es portador de parásitos que pueden afectar seriamente la salud de las personas. Realizan una importante campaña de recolección y pidió a la población que se mantenga atenta
31 de octubre de 2011
La Delegación Técnica de Parques Nacionales región NEA descubrió la invasión de caracoles gigantes africanos habitando patios de viviendas, una plaga que está avanzando en la ciudad y puede traer serios problemas en aspectos productivos, ambientales y epidemiológicos ya que la baba de animal trasmite una enfermedad parasitaria.

Si bien el caracol de origen africano fue encontrado por primera vez el año pasado y se cree que ya están en este lugar hace por lo menos dos años. Se reproducen y se hicieron más evidentes este año ya que vecinos denunciaron su presencia. Es un caracol terrestre que normalmente tiene un largo de 15 a 20 centímetros, pero también puede llegar a los 30 centímetros.

El caracol gigante africano es vector de parásitos (nematodos del género agiostrongylus) que causan enfermedades conocidas como agioestrongiliasis. El parásito puede pasar del caracol a la persona mediante un simple contacto por lo cual es importante evitar la manipulación sin protección. En Argentina se conocen casos muy aislados de esta enfermedad.

Equipos del Ministerio de Salud de Misiones se trasladaron a la localidad de Puerto Iguazú para recolectar ejemplares del caracol gigante africano (Achatina fulica), con el fin de estudiar la especie y su eventual rol de huésped de una zoonosis parasitaria que puede causar serias afecciones a la salud de la población. Según informó la cartera de Salud, personal del SENASA y de las áreas de Control de Vectores provincial y municipal también efectuarán una recolección manual de caracoles.

La especie Achatina fulica puede ser huésped intermediario de dos importantes zoonosis parasitarias que pueden afectar al ser humano causando meningoencefalitis eosinofílica y angiostrongilosis abdominal. Esta última genera una reacción granulomatosa, causando un cuadro de dolor abdominal agudo que suele confundirse con apendicitis y puede llegarse a la intervención quirúrgica, mientras que en las formas leves se autolimitan y no requieren tratamiento alguno.

Las autoridades recomendaron no consumir caracoles, tampoco utilizarlos como carnada para la pesca y evitar el contacto directo con los ejemplares, o bien hacerlo con guantes o bolsas plásticas. También sugieren mantener la higiene de las manos, lavar bien las verduras y mantener las viviendas libres de caracoles.

El caracol gigante africano es un molusco terrestre, tropical y subtropical, que tiene gran capacidad de adaptación a los distintos tipos de hábitats, desde pantanos hasta zonas urbanas en las que exista vegetación. Si bien es originario de África oriental y se lo encuentra en Kenia, Tanzania, y varios países del sur del Sahara y centro de ese continente, actualmente, se ha diseminado en todo el mundo y es considerada una de plagas más perjudiciales del mundo.