Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
7 de julio de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los jóvenes a favor de las medidas de aislamiento
Un sondeo indagó en cómo viven los adolescentes la cuarentena por coronavirus, y arrojó algunos datos sobre el impacto de la pandemia en los distintos estados de ánimo
23 de mayo de 2020
El encierro parece no haber sido malo para todo el mundo. O al menos hay distintas lecturas sobre cómo impactó en la población según las distintas edades. La población parece haber entendido las razones de "quedarse en casa" frente un virus que ya provocó casi 340 mil muertes en el mundo.

Un sondeo realizado por FUSA, una asociación civil que trabaja por los derechos de los y las adolescentes, arrojó algunos datos reveladores: el 88,3% de los jóvenes consultados están "de acuerdo o muy de acuerdo" con las medidas de aislamiento social, aunque un 78,6% reconoció que su salud física, mental y emocional se vio afectada.
Se trata de la encuesta "Adolescentes, Covid-19 y aislamiento preventivo obligatorio: ¿cómo viven los adolescentes y jóvenes la cuarentena?" realizada a más de 1.200 chicos y chicas de todo el país, que relevó que el "88.3% están de acuerdo o muy de acuerdo con las medidas de aislamiento social", en tanto "sólo el 1.2% manifestó estar nada de acuerdo" con la medida.

"La cuarentena interrumpió espacios clave para la socialización y el encuentro entre pares -como la escuela o las actividades deportivas-, pero también momentos muy esperados como el último año de la escuela secundaria de algunos de los encuestados, lo que produjo sentimientos de angustia, ansiedad, tristeza y frustración", destacaron desde FUSA.
Un 40% de los encuestados mencionó a su madre como la persona o una de las personas con quien puede hablar acerca de cómo se siente, mientras que un porcentaje considerablemente alto (34,8%) afirmó que no puede dialogar con nadie de su hogar acerca de sus sentimientos.

Al contrario de lo que se suele creer, la mayoría registra una "buena" relación de convivencia (una minoría refiere que es "mala" o "regular") y que "son capaces de organizarse aún en condiciones de excepcionalidad".