Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
7 de julio de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los 80 años de "La Bombonera" a pura pasión boquense
Escenario de cientos de momentos deportivos llenos de gloria, en su mayoría en color azul y amarillo, el mítico estadio de Boca, que inmortalizó la frase "no tiembla, late", cumple años.
25 de mayo de 2020
Escenario de cientos de momentos deportivos llenos de gloria, en su mayoría en color azul y amarillo, el mítico estadio "La Bombonera", que inmortalizó la frase "no tiembla, late", cumple hoy 80 años de vida en medio de la polémica por su remodelación, para poder albergar a más socios de Boca, fervorosos de pasión.

La estructura, cuya dirección oficial es Brandsen 805, en pleno barrio de La Boca, fue inaugurada el 25 de mayo de 1940, en un proyecto que llevó adelante el arquitecto esloveno Viktor Sulcic, junto al ingeniero italiano José Luis Delpini, durante dos años.

Si bien en el ideario popular al estadio boquense se lo conoce como "La Bombonera", actualmente se llama "Alberto J. Armando", en homenaje al ex presidente auriazul, pese a que previamente tenía el nombre de "Camilo Cichero", el mandamás del club que impulsó la construcción.

Por el mítico estadio que "no tiembla, late", como reza en sus paredes, pasaron figuras excepcionales del fútbol mundial, desde Pelé hasta Diego Maradona, Juan Román Riquelme y Lionel Messi, pero también Mario Kempes, Hugo Gatti, Amadeo Carrizo, Angel Clemente Rojas "Rojitas" y los goles de Martín Palermo, Paulo Valentim o el recordado Severino Varela.

No obstante, uno de sus protagonistas más emblemáticos es la propia hinchada de Boca, "La 12", que siempre le pone color a cada presentación del equipo y que en su historia reciente también estuvo rodeada de episodios más cercanos a la violencia que a lo deportivo.

Pero la sensación que se llevan aquellos que visitan uno de los templos del fútbol mundial suele ser indescriptible, por la acústica y cercanía que provoca que el aliento se sienta mucho más que en otros estadios.