Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de octubre de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Rige un aumento de combustibles de YPF de 3,5% en todo el país
La suba se encuentra en línea con la decisión de recomponer asimetrías históricas a nivel federal, recortando brechas entre la Capital Federal y el interior del país
19 de septiembre de 2020
Desde la madrugada, rige el aumento promedio de 3,5% a nivel país que realizó YPF "con el objetivo de sostener la actividad de producción de la compañía teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país", informaron en la petrolera con control estatal. En el área metropolitana (AMBA), la suba fue de casi el 5%.

El incremenue realizó a mediados de agosto, y que significó una actualización de 6% en el AMBA. En las próximas horas se espera que el resto de las marcas de estaciones de servicio -Shell, Axion y Puma Energy- acompañen la medida.

El mercado de combustibles no está regulado por el Estado -como sí sucede con las tarifas de gas y electricidad-, pero los gobiernos inciden sobre el precio a través de YPF, que tiene aproximadamente el 55% de participación en el despacho de nafta y gasoil.

Para YPF, a su vez, la venta de combustibles es su principal fuente de ingresos junto con la provisión de gas, cuyo precio no se actualiza desde abril de 2019 por el congelamiento tarifario. Es por eso que la petrolera necesitaba aplicar un ajuste en un contexto en el cual la devaluación diaria genera un atraso constante en los valores de la nafta y el gasoil, que están dolarizados.

Según un informe de la consultora Montamat & Asociados, luego del incremento de precios de agosto, la nafta súper estaba 10% por debajo de la paridad de importación, mientras que la de variedad premium, 3% por debajo. El gasoil, por su parte, había quedado prácticamente alineado con las paridades.

Además, producto del aislamiento y la menor movilidad, el consumo de combustibles todavía es un 30% menor a la demanda previa a la pandemia. Solo el consumo de combustible para aviación está en un 90% por debajo de los niveles prepandemia.