Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
30 de julio de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Estudio global afirma que los delitos bajaron 37% en pandemia
Se analizaron 26 ciudades de 22 países, incluyendo Argentina. Pero no incluyó datos de femicidios, que en el país tuvieron alta tasa de muertes
2 de junio de 2021
Un estudio liderado por la Universidad de Cambridge y realizado en 26 ciudades de 22 países, determinó que los delitos se redujeron en un 37% a nivel mundial en medio de las restricciones por la pandemia de Covid-19.

Ese estudio incluyó a la Argentina y, particularmente, a la ciudad de Mendoza.
Fue analizado por investigadores del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre Inseguridad y Violencia (CELIV) de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).
El informe arrojó que en Mendoza los ataques a las personas se redujeron un 53,1%, los hurtos un 69,4%, el robo a viviendas y a las cosas un 57,1%, los robos un 68,2%, el robo o hurto de vehículos un 64,7% y los homicidios un 33,3%.

Pero Mendoza pareciera ser una isla en el marco de la situación particular de Argentina, donde en los últimos meses, en distritos grandes como Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, se han informado un fuerte crecimiento de muchos de estos delitos desde que comenzaron las restricciones de pandemia, en marzo de 2020.

El estudio global contó con datos de Australia, España, Israel, Brasil, Suiza, Colombia, Nueva Zelanda, Reino Unido, República de Corea y Argentina.

Allí se analizó el impacto de las medidas de restricción a la movilidad por ciudad en la evolución de seis tipos de delito: las agresiones, los hurtos, robos de viviendas, robos, hurto/robo de vehículos, y homicidios.

El período analizado fue una serie histórica que muestra las tendencias hasta el primer semestre del 2020.

Si bien los resultados fueron diferentes por ciudades, en promedio las medidas de restricción generaron una reducción del 37% en el conjunto de los delitos, siendo menor para homicidios (-14%) y la mayor disminución respecto a robo (-46%) y hurto (-47%), con reducciones importantes también en robo a viviendas (-28%), hurto/robo de vehículos (-39%) y agresiones (-35%).

A su vez, en el trabajo se señaló que a mayores niveles de restricción de movimiento, medidas a través del Oxford Covid-19 Government Response Tracker y los índices de movilidad de Google, tendieron a predecir una mayor disminución del delito.

Por otra parte, los investigadores de la UNTREF sostienen que una de las posibles explicaciones a esta caída la dan las teorías de la "oportunidad" y de las actividades rutinarias, que resaltan que los delitos tienden a ocurrir en espacios públicos, donde una mayor cantidad de delincuentes motivados encuentran potenciales víctimas.

Y esto puede variar dependiendo del tipo de delito y lugar, así como de los niveles de mayor presencia policial. Todos estos factores habrían sido afectados por las medidas de restricción.

"Como los efectos de las restricciones en el delito analizados en este paper que publicó la prestigiosa Nature fueron más bien de corto plazo, ya estamos llevando a cabo otro estudio para ver los efectos de mediano y largo plazo", anticipó el profesor Diego Fleitas, del CELIV.

Y agregó: "El trabajo que realizamos con Marcelo Bergman como co-autores por el lado de Argentina, junto con colegas de reconocidas instituciones de distintos países, abre un interrogante por las causas que facilitan el delito y las lecciones aplicables a las políticas de prevención delictual".

En resumen, Mendoza tuvo un comportamiento similar al resto de la muestra, aunque sus niveles de actividad delictual posterior a las restricciones fueron algo menores al promedio de las otras jurisdicciones del mundo.

En el estudio no se incluyeron delitos vinculados a violencia doméstica o de género debido a que las estadísticas policiales utilizadas no son “particularmente confiables.”

Asimismo se planteó que estos delitos pueden tener además problemas de definición y de comparabilidad; pero aseguraron que otros estudios han señalado cierto incremento de la violencia doméstica y de género en el contexto de las medidas de restricción.

En Argentina, esos datos no incluidos son alarmantes: en 2020, en tiempo de restricciones y pandemia, una mujer fue asesinada cada 35 horas.

Un total de 251 víctimas directas de femicidios fueron contabilizadas durante el años pasadp,de las cuales el 84% tenían un vínculo previo con su asesino.

En ese marco, mientras que casi el 80 por ciento de los casos ocurrieron en un contexto de violencia doméstica, según determinó la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia.

rob