Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de septiembre de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Derrumbe en Miami: los dramáticos llamados al 911
Dos decenas de comunicaciones quedaron grabadas y reflejan la desesperación de la gente antes de que las Torres Champlain Sur se vinieran abajo. El rol clave de los operadores telefónicos
15 de julio de 2021
El drama provocado por el derrumbe de las torres de Miami quedó en parte grabado en decenas de comunicaciones realizadas a la línea 911 de emergencia.
"Hay gente gritando, diciendo que están atrapados", dijo el hombre, que le dijo a la despachadora que era Louis Tinoco, de la Unidad 505. "No paran de gritar", añadió.

La llamada, que duró casi 13 minutos mientras la operadora le aseguraba que se quedaría en la línea hasta que estuviera a salvo, fue una de las casi dos docenas de llamadas al 911 publicadas el miércoles que documentan las consecuencias inmediatas del derrumbe.

Los fragmentos de audio -algunas llamadas desde el interior del edificio, otras de familiares y amigos angustiados- captaron la confusión y el miedo cuando más de la mitad del edificio cayó al suelo el 24 de junio.

Las primeras llamadas se produjeron poco después de la 1 de la madrugada, y enviaron a un flujo de bomberos, policías y trabajadores de emergencia al 8777 de la avenida Collins.

Algunas de las primeras llamadas dijeron que pensaban que había un incendio o que el techo se había derrumbado.

La realidad desencadenó un agónico esfuerzo para tratar de encontrar supervivientes. "¡Tienen que sacarnos de aquí!", suplicó una mujer a un operador, diciendo que estaba en el balcón de su departamento.

La escalera de salida era inaccesible.

"Un grupo de personas estamos en el garaje y no podemos salir", dijo otra persona que llamó.

El garaje se estaba llenando de agua, dijo.

"La mitad del edificio ya no está", dijo otra mujer, que llamó para informar de que su hermana estaba dentro.

"Están vivos".

Una mujer que vivía a una manzana y media de distancia dijo que se había sobresaltado por lo que sonó como una explosión en Champlain Towers South.

"El edificio está lleno de inquilinos", dijo.

"Se hizo humo".

Algunas llamadas fueron apresuradas, medidas en segundos.

Otras se alargaban mientras los despachadores se comprometían a quedarse con los que huían, escuchando mientras narraban sus esfuerzos por escapar.

En la mayoría de las llamadas, los operadores mantuvieron una calma constante mientras hablaban con personas aterrorizadas y desconcertadas.

Pero un operador, al preguntar si se había derrumbado un puente, no pudo ocultar su sorpresa cuando la persona que llamaba le dijo que no se trataba de un puente, sino de un edificio.

"Un edificio", repitió el operador.

El derrumbe del complejo de 13 pisos y 135 unidades, en el que cada piso se desplomó sobre el otro, se convirtió en uno de los derrumbes estructurales más mortíferos de la historia de Estados Unidos.

Al menos 97 personas murieron y otras ocho siguen en paradero desconocido casi tres semanas después.

Tras el derrumbe, algunos residentes tuvieron que sortear una peligrosa carrera de escombros y pasillos bloqueados mientras el resto del edificio se tambaleaba.

Tinoco dijo al operador que llamaba desde el segundo piso.

Estaba con su familia e intentaban encontrar una salida.

"Acabamos de saber que la gente que está abajo ha salido", dijo.

"Vamos a intentar el garaje ahora".

"Me quedaré al teléfono con ustedes hasta que sepa que han salido", respondió el operador.

Voces apagadas llenaron la línea.

"Todo el garaje se está inundando", dijo Tinoco.

Volvió al segundo piso, donde dijo que se habían reunido varias personas. Iban a intentar forzar la puerta de alguien para llegar a un balcón.

"Hay gente entre los escombros gritando, por cierto", dijo.

"Tenemos varias, varias unidades que ya están en el lugar de los hechos", contestó el despachador.

Un momento después, Tinoco volvió a informar.

"Bien, hemos encontrado una salida, creo", dijo.

Un momento después: "Estamos fuera", informó.

Estaban avanzando por la parte superior de los escombros.

Sigan caminando, respondió el operador.

"¡Vamos, vamos, vamos!" gritó Tinoco a los familiares.

"Vamos a ir a la playa". "Sólo avísenme cuando estén libres de todo ese edificio", dijo el despachador, diciendo que él y su familia necesitaban alejarse lo más posible en caso de que el resto de la estructura se derrumbara también.

La línea se quedó en silencio durante varios momentos antes de que volviera la voz de Tinoco.

Se estaba quedando atrás con su familia, dijo, y se había detenido para ayudar a una mujer que estaba con él ahora.

"No busques a nadie más", le dijo la operadora.

"Quédate con tu familia".

Pero él había llegado a la playa, le dijo.

"Ya estoy a salvo".

Más tarde, esa misma mañana, los rescatistas sacaron de los escombros a un chico de 15 años.

Siguieron casi tres semanas de búsqueda, ralentizada a veces por la lluvia torrencial, los rayos y una pausa para derribar la parte del edificio que seguía en pie para que no cayera sobre los equipos de rescate.

Después de ese día, no se encontró a nadie más con vida.

Una mujer relató esa noche a un operador que se había despertado por ruidos extraños y que había visto cómo se derrumbaba primero la zona de la piscina y luego el resto del edificio.

Le costó procesar la magnitud de lo que acababa de presenciar.

"El edificio se hundió", dijo, luchando contra las lágrimas. "Habrá muchos, muchos muertos", sólo pudo añadir...