Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
29 de junio de 2022
Seguinos en
Francisco autorizó pago de rescate a Al Qaeda por una monja
Fue por un millón de Euros. Un cardenal contó, durante un juicio por corrupción. Fue para salvar a una religiosa colombiana en Malí. Polémico
6 de mayo de 2022
El papa Francisco aprobó una operación secreta de un millón de euros para liberar a una monja colombiana que estuvo secuestrada durante más de cuatro años en Malí antes de que recuperara la libertad en 2021, dijo el jueves un cardenal a un tribunal del Vaticano.

El cardenal Angelo Becciu, de 73 años, el único prelado entre los 10 acusados en un juicio por corrupción que comenzó en julio pasado, también declaró que no tuvo relaciones indebidas con una mujer italiana que fue intermediaria en la operación para liberar a la monja.

La hermana Gloria Cecilia Narváez fue secuestrada por el Frente de Liberación de Macina, un grupo vinculado a Al Qaeda en Malí, en febrero de 2017.

Becciu testificó que Cecilia Marogna, quien también es acusada en el juicio, lo puso en contacto con una compañía de inteligencia y riesgo con sede en Londres en 2018 para encontrar una manera de buscar su libertad.

El cardenal aseguró que le dijo al papa Francisco que la operación, incluido el establecimiento de una "red de contactos" y un eventual rescate, costaría como máximo alrededor de un millón de euros.

El Papa despidió a Becciu de otro cargo en el Vaticano en 2020, acusándolo de nepotismo a favor de sus hermanos, acusación que también niega.

Hace dos meses, Francisco levantó el juramento de "secreto pontificio" de Becciu para que pudiera responder preguntas relacionadas con Marogna y el secuestro de la monja.

Becciu tuvo problemas con los medios italianos, que han apodado a Marogna como "la dama del cardenal".

"Él aprobó. Debo decir que cada fase de esa operación fue aprobada por el Santo Padre", testificó Becciu.

Becciu, quien fue subsecretario de Estado entre 2011 y 2018, está acusado de peculado, abuso de autoridad e inducir a perjurio a un testigo. Él niega todos los cargos.

El cardenal dijo que se abrió una cuenta especial para la operación en la Secretaría de Estado del Vaticano y que los pagos se hicieron a las cuentas indicadas por Marogna. Sostuvo además que la compañía de inteligencia estableció un contacto directo con los secuestradores, pero no dijo si se pagó un rescate.

El cardenal aseguró que el acuerdo se mantuvo en secreto incluso para el jefe de seguridad del Vaticano en ese momento porque cualquier filtración habría provocado críticas internacionales y "puesto en peligro la vida y la seguridad de otros misioneros".

Marogna está acusada de malversación de fondos. Ella también niega haber actuado mal.