Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
2 de octubre de 2022
Seguinos en
La noche que Manu Ginóbili se convirtió en una leyenda
El mejor jugador argentino de la historia ingresó al Hall de la Fama de la NBA. Emotivo discuros con muchos agradecimientos. El primer argentino
11 de septiembre de 2022
El enorme Manu Ginóbili, ganador de cuatro anillos de campeón con los San Antonio Spurs y del oro olímpico con Argentina en los Juegos de Atenas 2004, ingresó formalmente al Salón de la Fama del básquetbol.

El bahiense subió al escenario junto a su excompañero y amigo Tim Duncan, quien se encargó de su presentación protocolar en la ceremonia.

El ex escolta fue el "ingresado" más destacado de la noche, ya que fue presentado sobre el final de la gala. Y a pesar de que ya había agradecido en sus redes sociales a todos los que fueron parte de su trayectoria, volvió a reconocer el apoyo de sus excompañeros y familiares para su éxito. “Muchas gracias. Esto es increíble. Ver esos videos. Fue un largo viaje”, fueron las primeras palabras del argentino.

Al igual que cuando jugaba, Manu puso lo colectivo por delante de lo individual: “Para jugadores como yo los logros individuales no son importantes. No estoy acá por haber sido yo, sino por los logros en equipo”.

“Quiero hablar de equipos que no fueron exitosos y que fueron indispensables para estar acá”, agregó.

“Empecé a los seis años jugando en Bahiense del Norte. A una cuadra de mi casa estaba estaba el club. Mi papá era dirigente. Jugaba todo el día. Tiraba y driblaba de seis a siete horas por día. Fue un gran lugar para desarrollar mi amor por el juego y también mis cualidades. Ahí jugué hasta los 18 y me convertí en profesional. Huevo Sánchez me llevó a Andino de La Rioja. Luego fui a Estudiantes de Bahía Blanca y pude jugar con mi hermano Sepo”, recordó Manu.

Y luego repasó su etapa con la Generación Dorada y su llegada a San Antonio: “Mi experiencia en la Selección Argentina con Julio Lamas. Mi crecimiento gradual tuvo que ver con mi llegada al seleccionado. Luego vino mi etapa italiana en el Reggio Calabria. Ellos confiaron en mí. Tuve muy buenos líderes. Luego fui a Kinder Bolonia y ahí empecé a conseguir lo que para mí era un sueño inalcanzable. La experiencia italiana fue muy valiosa para mí. No solo se trata de cómo crecí como jugador sino como persona. Durante esos años estaba en un torneo con la Selección y recibo un llamado donde me dicen que fui drafteado y no lo podía creer. No tenía ninguna expectativa. Los Spurs fueron una familia para mi donde pasé 16 años con el mismo entrenador, los mismos colores, la misma ciudad. Por eso es que tengo mucha gente para agradecer”.

“Nunca podré agradecerte lo suficiente”, dijo sobre su exentrenador Gregg Popovich.

Uno de los mejores jugadores de la historia. Aprendí mucho de vos. Cómo ser un ejemplo en la cancha”, sentenció sobre Tim Duncan. Y también le dedicó unas palabras al exbase Tony Parker: “Nunca dejamos que nuestros egos nos alejaran. Sabíamos cuando era mi tiempo y cuando el tuyo”.

Y añadió, sobre Popovich, Duncan y Parker, los tres presentes en el lugar: “Con estos tres muchachos ganamos muchos títulos. Es necesario muchas piezas para ganar campeonatos y nosotros tuvimos un montón. Compartir equipo con ustedes. Ganar y perder todos juntos fue fantástico”.

Luego llegó el turno de hablar en castellano para agradecerle a su familia. Manu habló de sus hermanos, Sebastián y Leandro: “Sepo y Lea gracias por ser mi inspiración y por empujarme”.

También se quebró por unos instantes al dedicarle unas palabras a Jorge, su padre, que no viajó por un problema de salud: “Papá como me hubiese gustado que estés acá para ver lo que está pasando hoy. Mi primer fiel y más grande seguidor, te extraño mucho viejito. Gracias”.

También le agradeció a su madre Raquel, y le dedicó las palabras finales a su esposa Mani y a sus tres hijos: “Si tengo que elegir un momento para detener el tiempo es todo el tiempo que viajamos juntos y las cosas que hicimos. Gracias por todo. Amo lo que somos y amo lo que ustedes son”.

Ginóbili es el primer argentino en ver estampado su nombre en el prestigioso Naismith Memorial Basketball Hall of Fame de Springfield, Massachusetts, la ciudad donde nació uno de los deportes más populares del mundo, y el tercer jugador latinoamericano, los otros dos fueron los brasileños Oscar Schmidt y Ubiratan Pereira.