Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de febrero de 2024
Seguinos en
Violencia narco sin fin en Rosario: acribillan a un policía en un hospital
Dos sicarios intentaron asesinar a un preso que estaba siendo atendido en ese centro de salud. Una enfermera quedó herida de gravedad. Crimen sin freno a cinco días del balotaje
15 de noviembre de 2023
A cinco días de las elecciones presidenciales, el crimen narco no se detiene en Rosario.

Al menos dos personas ingresaron armadas y por la fuerza este martes al hospital Provincial de Rosario con la intención de asesinar a un preso que estaba siendo atendido en ese centro de salud. El preso al que buscaban era Daniel Lencina, quien tiene causas en su contra por homicidio agravado con uso de arma de fuego.

Pero no pudieron cumplir su objetivo terminaron asesinando a un policía que realizaba tareas de vigilancia e hirieron de gravedad a una enfermera.

El episodio ocurrió pasadas las 22 en el hospital ubicado en Leandro N. Alem al 1.400, al que los delincuentes ingresaron por la zona de la guardia, situada sobre la calle Zeballos, utilizando barbijos y después de preguntar por la ubicación del baño.

Testigos manifestaron que posteriormente comenzaron a escucharse los disparos que hirieron en una pierna a la enfermera de 50 años, a la que habían tomado de rehén.

El subinspector Leoncio Bermúdez, por su parte, recibió un disparo en el cráneo y fue trasladado en estado crítico al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), donde murió poco después.

Fueron instantes de absoluta tensión, porque personal de la garita policial fija que se encuentra en las inmediaciones de la guardia se dio cuenta de las intenciones de los atacantes y buscó impedir que las llevaran a cabo.

En ese marco, se produjo un tiroteo dentro del hospital y varias de las personas que se encontraban allí debieron arrojarse al suelo para quedar a salvo de la balacera.

Además, una mujer que estaba con su marido en la guardia recibió dos disparos, uno en la pierna y otro en el abdomen. Los atacantes se marcharon en un vehículo Fiat Uno color gris sin alcanzar su objetivo. En un principio se creyó que querían liberar al detenido, pero luego se supo que lo que pretendían, en realidad, era asesinarlo.