Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
3 de marzo de 2024
Seguinos en
Las fuertes remarcaciones en medicamentos y alimentos destruyen los bolsillos de la gente
Las subas se suman a otros ya contemplados en las tarifas de medicina prepaga, telefonía y colegios
6 de diciembre de 2023
A pocos días de la asunción de Javier Milei en la casa Rosada, los bolsillos de la población están absorbiendo aumentos de precios de todo tipo.
En algunos casos, se trata de subas ya pautadas para esta época del año con el aditivo de que diciembre es un mes de alta inflación por el mayor consumo de la Fiestas. Pero, en otros casos, se trata de aumentos frente a la incertidumbre de un aumento del dólar oficial. Entre las subas previstas para este mes se alinean las de los peajes, las cuotas de las prepagas, las matriculas de los colegios, las tarifas de las telecomunicaciones y los alquileres.

Las “sorpresas” a la hora de pagar están llegando por el lado del consumo masivo y también de los medicamentos. La industria farmacéutica había pactado con la Secretaria de Comercio un congelamiento de precios durante tres meses que venció el 31 de octubre. Luego, en noviembre los laboratorios aplicaron dos subas: 15% y 12%. Y en diciembre, nuevas subas apuntan a compensar la inflación.

La medicina privada, para quienes no tienen la cuota congelada (los afiliados que declararon tener ingresos del grupo familiar inferiores a los $2.000.000 mensuales) van a tener un aumento en diciembre del 11,51%. Y a partir de enero de 2024, la cuota de este servicio va a aumetar 6,26%, según informó la Superintendencia de Servicios de Salud (SSSalud). Por su parte, las cuotas de los colegios subsidiados de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires tienen previsto una suba de hasta 22% en los porteños y del 11% en los bonaerenses. Los montos de las nuevas cuotas dependen del porcentaje de subsidio que tienen las escuelas y de los servicios que brindan.

Otro aumento para sumar al presupuesto es el salario de las empleadas domésticas ya que tendrán un aumento pautado de 10%. Se trata de último tramo del aumento total del 34% pactado hace dos meses que se dividió en tres cuotas. El alza se calcula sobre los sueldos de septiembre.

Entre los rubros que generan mayor preocupación, especialmente en el marco de la cifra de pobreza que se acaba de conocer y trepa al 44,5%, es el de los alimentos. En particular porque la escalada de precios que se vio en la semana post elecciones, no tuvo marcha atrás, sino todo lo contrario. Desde entonces hay productos con subas superiores al 50%.

Precisamente para contener en parte, ese impacto, la Secretaría de Comercio se reunió con las empresas y cadenas de supermercados y autorizó un aumento (para los productos de Precios Justos) de entre el 5 y 12% a aplicar en noviembre más un 8% durante diciembre. Sin embargo, el resto de los productos de consumo masivo transitaron otra realidad. Solo basta con visitar un supermercado o un almacén barrial.

“Cada vez que vamos al mayorista, vemos los precios cambiados, dice Fernando Savore, titular de FABA, la federación que agrupa a los almaceneros de Buenos Aires. Y cuenta que, en las dos semanas previas al balotaje, había muchos faltantes. "Después, al martes siguiente de la votación, empezaron las remarcaciones y la enorme disparidad de precios", contó. “Cada uno ponía los precios que le parecía”, dijo refiriéndose a los comercios adonde se surten los almaceneros.

"Por eso, los primeros dias fue imposible de reponer la mercaderia: los fideos aumentaron un 50%, las galletitas, un 30%. Ayer, el directivo recibió una lista de un fabricante de galletitas y cereales que aplicaba a partir de hoy un 15% de aumento y ya avisó que la semana próxima venía otro 12%.

En una cadena de supermercados comentaron que un fabricante de cervezas aplicó un aumento de 45%. En los negocios de barrio los precios ya tienen aplicado ese aumento porque a ese canal no llega el programa oficial de precios cuidados.

Esta inercia inflacionaria en los precios de la canasta se intensificó y se suma al arrastre que ya trae. Según el INDEC, el índice de precios al consumidor acumula en forma interanual hasta octubre 142,7% mientras que los alimentos y bebidas treparon 153,8%.

Otra suba prevista para este mes es el de las empresas de cable, telefonía e internet. En un acuerdo pautado con el Gobierno las compañías tienen autorizado un incremento de 4,5% en diciembre. También los peajes de los accesos norte y oeste aumentan este mes 50%. Las nuevas tarifas para los autos arrancan en $250 (y $300 en hora pico).

Los alquileres, por último, siguen siendo una pesadilla para los inquilinos. Aquellos que tengan contratos que deben actualizarse en diciembre, y deben calcular el aumento a través del Índice de Contratos de Locación (ICL) del Banco Central, se les aplicará un aumento de 130%. Aunque ya rige la nueva ley de alquileres, que establece la actualización semestral mediante el Índice Casa Propia, los primeros incrementos de los contratos alcanzados por esta normativa se darán recién a partir de abril de 2024.

Las proyecciones de inflación de noviembre oscilan entre 12% y 14% mensual. Para diciembre el piso sería de 14%.