Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió la mujer baleada en Maschwitz
Nilda Beatriz Villafañe murió tras agonizar tres días en una clínica privada porteña. Había recibido un tiro en la cabeza cuando quiso evitar el robo
23 de enero de 2012
La mujer había quedado gravemente herida en la madrugada del viernes, cuando dos delincuentes entraron a robar a su casa de Ingeniero Maschwitz, partido bonaerense de Escobar, y le pegaron un tiro en la cabeza que hoy provocó su muerte. El joven había recibido un disparo en el hombro y se encuentra internado pero fuera de peligro.

La tragedia se desató cuando dos delincuentes ingresaron a un chalet por la ventana. Una vez adentro, los ladrones -con sus rostros cubiertos y con guantes de látex- sorprendieron al matrimonio y a la hija de 22 años, quienes descansaban en dos habitaciones y fueron amenazados con armas.

Los delincuentes les exigieron dinero y objetos de valor y les preguntaron si había alguien más en la casa. El matrimonio les dijo que en la planta alta se hallaba durmiendo el otro hijo, por lo que subieron a buscarlo.

"Ahí es donde comenzó todo, porque aparentemente quisieron despertarlo y no pudieron porque tenía el sueño muy pesado. Entonces le dispararon dos balazos a quemarropa", había revelado un jefe policial.

El chico recibió un tiro en uno de sus hombros y otro en la cabeza que le provocó un roce. Entonces, la madre, al ver lo que le estaban haciendo a su hijo, intentó interponerse, comenzó a gritar y también fue atacada a balazos: recibió un tiro en la cabeza y cayó gravemente herida al piso.

Ante esta situación, los dos delincuentes decidieron escapar de la vivienda; un vecino relató que uno de los malvivientes saltó por el balcón y el otro ingresó a un altillo en el que dormía el adolescente, rompió una claraboya y se arrojó al vacío desde unos cinco metros de altura hacia un pequeño descampado que se encuentra lindero al chalet.