Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Caso Cabezas: "Hay mucha impunidad"
Gladys, la hermana del fotógrafo asesinado hace 15 años dijo que la familia sigue "exigiendo justicia". Los condenados están todos libres
25 de enero de 2012
Gladys, la hermana del reportero gráfico José Luis Cabezas, advirtió que la Justicia "goza de una impunidad tremenda" y aseguró que le gustaría saber "quién está detrás de todo esto", al cumplirse hoy 15 años del crimen.

"Es la Justicia que tenemos, que goza de una impunidad tremenda. Ojalá yo supiera quién está detrás de todo esto", manifestó la mujer, quien participará del acto central que se hará desde las 20 en la costanera de la localidad bonaerense de Mar de Ajó junto a los hijos del fotógrafo: Candela, de 15 años, Agustina, de 21 y Juan, de 20.

"Seguimos pidiendo justicia", dijo Gladys Cabezas y remarcó que hoy "se va a recordar con música, con alegría" a su hermano con "un festival en la playa" en el que se presentarán artistas y bandas como Martín "Mono" Fabio, vocalista de Kapanga, y Los Náufragos.

La mujer lamentó que los condenados por el crimen "están todos los asesinos en libertad porque así la Justicia lo quiso".

Dos detenidos. A 15 años del hecho, sólo dos personas de las que participaron de la banda que cometió el homicidio permanecen en prisión, aunque por otras causas: los "horneros" Horacio Braga y José Luis Auge, imputados por haber violado las condiciones del arresto domiciliario.

En la madrugada del 25 de enero de 1997, Cabezas salió de una fiesta en la casa del empresario Oscar Andreani, en Pinamar, y fue secuestrado por una banda que, tras golpearlo, lo introdujo en un auto para llevarlo a un camino vecinal de General Madariaga. Allí lo esposaron, le dieron dos tiros en la cabeza y lo quemaron con su auto.

El crimen se convirtió en un caso histórico que en su momento salpicó al gobierno nacional, en medio de una interna entre el gobernador Eduardo Duhalde y el presidente Carlos Menem.

El empresario postal Alfredo Yabrán, señalado como presunto autor intelectual del crimen, se suicidó con un disparo de escopeta en la cabeza en una estancia de la ciudad entrerriana de Gualeguaychú días después de que la Justicia ordenara su captura.

En febrero de 2000, Gregorio Ríos, jefe de la custodia de Yabrán, fue condenado como principal responsable de ordenar el crimen. También fueron sentenciados Horacio Braga, Gustavo González, Héctor Retana y José Luis Auge ("Los Horneros", porque eran de Los Hornos, en La Plata) y los ex policías Gustavo Prellezo, Aníbal Luna y Sergio Cammarata.

Y en diciembre de 2002 fue condenado a perpetua el ex comisario de Pinamar Alberto Gómez, acusado de "liberar la zona" donde se cometió el secuestro y posterior crimen.

Una posterior apelación al Tribunal de Casación bonaerense redujo las sentencias y permitió a los acusados ir obteniendo la libertad gracias al "dos por uno" o volver a sus casas para cumplir arresto domiciliario.