Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Perdió el Sub 20: hay aroma a fracaso
Cayó ante Paraguay 2 a 1 y sumó su segunda derrota consecutiva. Puede quedar eliminado en primera fase. La peor actuación en 40 años
12 de enero de 2013
Un equipo sin alma y sin identidad, poblado de grandes individualidades pero con poco juego colectivo, volvió a presentar el seleccionado nacional Sub 20, que cayó en Mendoza ante Paraguay 2 a 1, un resultado que hace peligrar su clasificación a la ronda decisiva del certamen continental.

Dos presentaciones y dos caídas hacen del equipo de Marcelo Trobbiani en sus primeros pasos en la fase clasificatoria es una radiografía del mal momento del equipo nacional que podría quedar eliminado en esta instancia si pierde otro partido en la que sería la peor actuación del seleccionado en esta división en 40 años.

Los de Ruiz, Centurión e Iturbe, que queda cegado cada vez que pisa el área y las "perlas" de un equipo que prometía de desdibuja y da mucha sensación de impotencia y sobrevuela el aroma del fracaso.

Habrá que esperar que la Argentina vaya reconstruyéndose con los hombros cargados de responsabilidad. La derrota lo dejó en el fondo del Grupo A. Tras las caídas ante Chile (0-1) y ante Paraguay, lo que había empezado como una ilusión rebosante mutó en una silenciosa inquietud.

Trobbiani ensayó con un cambio de esquema y de nombres. Con el defensor Aguirre en lugar de Lanzini, y con un sistema 4-2-3-1, el seleccionado celeste y blanco pareció ganar en equilibrio entre la defensa y el ataque. Todo quedó en una ilusión óptica que los paraguayos esfumaron con un par de manotazos al aire.

La Argentina suspiró de alivio con el primer gol en el campeonato. Fue un arranque de Vietto, que pateó a la carrera; el tiro se desvió en un defensor y pasó por encima del arquero. La alegría le duró apenas unos minutos.

Lo que pasó se veía venir con el aviso de Montenegro: un tiro en el palo. Los guaraníes fueron demasiado rápidos y los argentinos, sobre todo los zagueros, Magallán y Gianetti, demasiado lentos.

Hasta que Paraguay ajustó la mira con una ajustada definición de Derlis González, tras una buena habilitación de Montenegro. Fueron cuatro jugadas idénticas que terminaron con dos goles. A la mencionada le siguió la conquista de Domínguez, con un toque suave en el mano a mano con Benítez.

La Argentina quedó en una situación incómoda, a la expectativa de los otros resultados, pero, sobre todo, a la espera de los ansiados triunfos propios.

Los próximos compromisos serán contra Bolivia y Colombia. Nunca esperó sentirse tan necesitado en su propia casa. La teoría, aquella de los nombres importantes y ya con experiencia en primera, quedó por el suelo en la práctica. Así lo comprobó en los experimentos con Chile y con Paraguay.