Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Conmueven crímenes de dos embarazadas
Una tenía 18 años y estaba a punto de dar a luz. Su pareja le pegó un tiro en el ojo. A la otra, el marido la apuñaló 27 veces, celoso porque recibía amigos
20 de enero de 2013
En una seguidilla atroz de violencia de género, dos mujeres embarazadas fueron asesinadas brutalmente por sus parejas este fin de semana: una, Rocío, tenía 18 años, y la otra, Andrea, 32. A ambas les faltaba muy poco para dar a luz y fueron asesinadas brutalmente por sus parejas.

Para completar el grave cuadro de violencia de género este fin de semana, una tercera mujer fue atacada por su pareja y se encuentra internada en el Hospital del Quemado con más del 45% del cuerpo con quemaduras.

El primer crimen ocurrió en el barrio de Güemes, de Villa Mercedes en San Luis, donde una joven de 18 años que estaba a punto de dar a luz fue asesinada de un balazo en la cabeza por su pareja, que tenía 22 años, era el padre del bebé y se suicidó.

La víctima fue identificada como Rocío Anabel Bordoña, quien en pocos días iba a dar a luz a un varón, hijo de Hugo Miguel Palacio, quien se quitó la vida de un disparo instantes después del crimen. El bebé no sobrevivió a la herida que recibió la madre.

Allegados a la víctima aseguraron, además, que la joven habría sido golpeada en varias ocasiones por su pareja, además de amenazada de muerte, incluso frente a testigos, lo que habría sido denunciado ante la Policía de Villa Mercedes. Pese a las advertencias, aparentemente no se habían tomado medidas de protección a la mujer. El crimen y suicidio ocurrió en la puerta de la casa de la familia Bordoña, donde la joven vivía con sus hijos, padres y hermanos. Antonio Bordoña, padre de la víctima, contó que escucharon dos disparos y cuando la madre de la joven se asomó vio a la pareja tirada y un arma en el lugar: un revólver calibre 38.

Horas más tarde, en la ciudad de Vera, a 260 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, una mujer de 32 años, embarazada de siete meses, fue apuñalada 27 veces y su marido, un agente penitenciario, detenido. El hecho se produjo alrededor de las 3 de la mañana en una vivienda ubicada en Santa Fe entre 9 de Julio e Hipólito Yrigoyen, donde falleció Andrea Viviana Ortiz.

La hija de la mujer, de 8 años, salió a los gritos pidiendo ayuda y fue asistida por un trabajador que regresaba a su casa. Así fue como los vecinos de la zona llamaron al 911.

La Policía llegó al lugar y se comunicó luego con el esposo de la víctima, el suboficial penitenciario Adrián Vega, de 40 años, que estaba a punto de entrar a trabajar en la Unidad Penal de la localidad de Santa Felicia, a 20 kilómetros de Vera.

Personal de la Policía científica encontró manchas de sangre en el automóvil y la ropa que vestía el marido que pertenecerían a Andrea, informaron fuentes de la fuerza de Seguridad.

Horas más tarde, el hombre se quebró y ante los investigadores confesó haber matado a su mujer con un punzón. Estaba celoso porque cuando él se iba a trabajar en turnos de 24 horas su mujer jugaba a las cartas con amigos.

Anoche discutió con su esposa y se fue a trabajar, pero en uno de los descansos de la guardia, cerca de las 2 de la madruagada, se escapó hasta su casa y allí apuñaló a Andrea 27 veces. Está acusado de homicidio calificado por el vínculo.

En tanto, una joven se encuentra internada en el Hospital del Quemado porteño a raíz de un ataque que sufrió el viernes pasado. Al parecer, tras una discusión, según informó el canal de noticias TN, su novio la habría rociado con alcohol y prendido fuego. Tiene entre el 45 y el 50% de su cuerpo quemado.