Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Independiente sufrió para empatar 1 a 1
El "rojo" padeció mucho para apenas igualar con Tigre en su casa en un partido donde se mostró muy flojo. Sigue en zona de descenso
3 de febrero de 2013
Independiente necesita sumar de a tres puntos para proyectarse una posibilidad real de escapar de la zona del descenso donde está sumergido desde hace varios meses, y el empate, en su casa, ante Tigre 1 a 1, no le aportó mucha esperanza para alegar esta sensación de mal momento que vive el club de Avellaneda.

En un partido pendiente del Torneo Inicial, Independiente no pudo quedarse con la victoriaya que los dirigidos por Pipo Gorosito se adelantaron en la primera etapa con el gol de Botta.

Para los de Gallego, en la segunda, igualó Benítez, en un equipo que de entrada sufrió la baja de Ernesto Farías, quien padeció una contractura antes del inicio del cotejo.

Los primeros instantes mostraron al local mejor con el retornado Rolfi Montenegro era de lo más activo en el local , y fue quien más probó al arco de Tigre

Pasado el cuarto de hora, la posesión ya era más repartida y los hombres de Pipo Gorosito lograban jugar más lejos de su área. De todos modos, los de Gallego eran algo más, y a los 24 Ferreyra quedó cara a cara con el 1 de la visita, pero pifió su zurdazo tras la habilitación del Rolfi.

El gol de Tigre llegó cuando Pérez García halló a Botta en el área del Rojo, que con una finta dejó pasar a su marca y clavó un zurdazo rasante y cruzado, imposible para el arquero local.

Ya en el segundo tiempo, Independiente parecía "golpeado" , pero el respiro llegó de los pies de la figura de la cancha: Daniel Montenegro.

El “Rolfi” le dio aires de renovación al equipo y con la ‘10’ en la espalda y la cinta de capitán, se lo puso al hombro. Desbordó, asistió e hizo festejar al juvenil Benítez que había ingresado hacía pocos minutos.

De allí en más ninguno tuvo la fuerza para lastimar al otro y prefirieron cerrar el partido con un empte que no suma mucho.