Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Angeles: declaran todos los vecinos
El juez del caso tomó declaración a todos los vecinos tras el aporte de datos de "importancia" sobre un nuevo testigo. Fueron 26 personas
27 de junio de 2013
El llamado con "urgencia" a declarar a todos los vecinos del edificio donde vivía Angeles Rawson se dio por un nuevo aporte de un testigo que dio "datos de importancia" sobre lo ocurrido el pasado 10 de junio, día la muerte de la adolescente.

Esto fue revelado este jueves por Pablo Lanusse, el abogado del padre de la víctima, Franklin Rawson, quien aseveró que este inesperado episodio "no tiene nada que ver con los ADN", sino "sobre lo que habría ocurrido el 10 de junio", día en que la chica de 16 años llegó a Ravignani 2360 tras su clase de gimnasia.

"A las siete de la tarde, ni bien pude, dejé en el juzgado esa información", señaló el abogado, quien agregó que "dada la sensibilidad, su señoría actuó con la diligencia y urgencia adecuada para convocar a todos los testigos del edificio a brindar su testimonio".

Además, Lanusse aseguró que la situación del único detenido en la causa, el portero Jorge Mangeri, no se modificó y que aún falta tomar declaración a otros dueños de departamentos que aún no pudieron ser hallados. En total, ya se recolectaron los testimonios de 26 vecinos.

"La diligencia fue producto de la urgencia, en un horario que no es habitual. Aún quedan pruebas por analizar", señaló Lanusse.

También el letrado aclaró que en el edificio hay departamentos sin ocupantes. Por otro lado, destacó que los familiares de la adolescente asesinada no fueron convocados a declarar como testigos ante el juez Ríos.

Cerca de las 22:00 del miércoles, dos camionetas de la Policía Metropolitana llegaron a Ravignani 2360, donde Diana Saettone, esposa del portero Jorge Mangeri, detenido por el caso, les abrió la puerta.

Con la orden del juez en mano, los efectivos fueron piso por piso a decirles a los vecinos que debían ir a los tribunales a declarar por el caso. Así, fueron trasladadas unas 30 personas (algunas con sus hijos), entre ellas una pareja de ancianos de 80 años que fueron los primeros en sentarse ante Ríos.

Antes de las 7 del jueves, todavía restaba declarar a varios vecinos, según precisaron aunque la mayoría se fueron retirando durante la madrugada.