Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El testimonio que perjudica al portero
Es del primo de la esposa. Contó que Mangeri lo consultó si ese episodio le hubiese pasado a él, qué habría hecho. Un testimonio clave
11 de julio de 2013
La declaración testimonial del primo de Jorge Mangeri dejó al portero, acusado de la muerte de la adolescente Angeles Rawson, en una incomoda posición, según relató el ex policía que habló con el su familiar horas antes de ser detenidos.

Según revela la causa fue un dialogo en el trabajo de Cecilio Saettone y se extendió por veinte minutos y allí Mangeri le habría pedido "consejos" sobre como "actuar" en una situación de ese tipo.

En ese dialogo, Mangeri le contó a su primo: "Viste las noticias? La chica que mataron. Ángeles. Era un angelito. Yo soy el portero del edificio en el que vivía, en Ravignani 2360", le planteó el portero, quien luego le preguntó: "Yo no fui. Pero suponé que hubiera sido yo. Vos ¿qué harías?".

Ante esa consulta Saettone, según su testimonio, respondió: "Te meto preso", y en ese marco, Mangeri habría preguntado dos veces más lo mismo y recibió idéntica respuesta del policía.

Este tramo de la conversación que Saettone tuvo con el único detenido por el homicidio de Ángeles Rawson fue mencionado por el testigo en la declaración del lunes pasado y comprometió al encargado de Ravignani 2360 en la investigación del asesinato de la adolescente , de 16 años, ocurrido el 10 de junio pasado.

"Me dijo que se quería ir. Quería meterse en el monte, en Chaco o en Corrientes. No habló de suicidio . Tampoco tenía miedo", expresó el testigo al referirse a la conversación que tuvo con Mangeri.

Esa charla se concretó en la camioneta del primo de la esposa del acusado. Se encontraron cerca de una estación de servicio en la Panamericana, a la altura de Pacheco. Nunca fueron a la casa del testigo, en Escobar.

"Mangeri me llamó después de las 10. Me pareció raro porque hacía tres o cuatro años que no lo veía. Me preguntó si podía venir a verme. Le dije que sí y le indiqué los colectivos que podía tomar desde Palermo", expresó el testigo.