Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La doméstica buscada apareció muerta
Era un mujer de 38 años. La hallaron en el pozo ciego de su propia casa. Sospechan de su esposo, un portero, que fue detenido por la tarde
24 de julio de 2013
La empleada doméstica Susana Beatriz Leiva, quien había desaparecido el viernes sin dejar rastros y era buscada por sus familiares, fue hallada muerta en el pozo ciego de su casa en la localidad de Lomas de Zamora, y dejó a su esposo en la mira de los investigadores, por lo que la policía lo detuvo.

El cuerpo de la víctima, que tenía 38 años, fue encontrado en el pozo ciego de su casa, en Blanco Encalada 250, en Temperley, y estaría allí desde el mismo día que no llegó a su trabajo como empleada en una casa de familia donde trabajaba hace 12 años, en el barrio porteño de Recoleta.

Como nunca llegó al trabajo, ni la encontraron en su casa, amigos, familiares y allegados solicitaron su búsqueda. El cuerpo fue hallado este miércoles tras un allanamiento ordenado por el fiscal de Lomas de Zamora Héctor Toneguzzo.

La víctima era madre de dos pequeños, uno de un año y seis meses y otro de 10, que ahora están bajo el cuidado de su familia, y desde el momento del descubrimiento del cuerpo se sospecha del marido de la mujer, Alberto Ponce, un encargado de edificio que trabaja en la Capital Federal, a quien la policía está buscando.

La hermana de la mujer muerta, Angelina Leiva, también sospechaba del marido de su hermana. "Él era muy celoso, la alejó de todos. Ella hablaba conmigo a escondidas", dijo.

"Yo me iba al trabajo de ella y ahí hablábamos", contó Angelina. Además dijo que desde que desapareció su hermana, ellos sospechaban de Ponce.

"Él nunca la buscó, ni siquiera hizo la denuncia, la hice yo. Nosotros pedíamos que vayan a revisar, su patrona también. Pero la policía estaba esperando la orden del fiscal para allanar", dijo, desconsolada, la hermana de la víctima.