Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Boca arrancó con un triunfo ajustado
De visitante, venció 2 a 1 a Belgrano con tantos de Riquelme y el Cata Díaz. Al equipo de Bianchi no le sobró nada. Debió ser un empate
7 de agosto de 2013
Sin sobrarle nada, Boca arrancó el torneo Inicial con un triunfo en Córdoba ante Belgrano, aunque el propio Carlos Bianchi debió reconocer al concluir el partido que debió haber sido un empate.
Por momentos Boca jugó mal mientras que Belgrano -que había arrancado bien- sumó su segunda caída consecutiva en el torneo.

El equipo visitante tuvo un inicio interesante, ya que se plantó en campo rival, con buen trato de pelota y profundidad en ataque. La triangulación entre Juan Sánchez Miño, Juan Román Riquelme y Juan Manuel Martínez, por el sector izquierdo, fue lo mejor que mostró el conjunto de Bianchi en la primera etapa.

En el primer descuido defensivo ´xeneize´, Belgrano abrió el marcador, tras una buena combinación en ataque (error de Guillermo Burdisso) y una endeble defensa de Agustín Orión frente a un remate de Jorge Velázquez, con una buena definición de Carrera, a los 6 minutos.

Boca, lejos de desmoronarse, fue decidido en búsqueda del empate y lo consiguió apenas 4 minutos más tarde, a través de un penal de Riquelme, luego de una falta de Juan Carlos Olave sobre Nicolás Blandi.

Esos 10 minutos iniciales, cuando el equipo visitante fue un poco mejor pero volvió a exhibir los mismos serios problemas defensivos del semestre anterior, fueron vibrantes.

Pero pasado ese lapso, Boca se desdibujó, Belgrano se adueñó del partido con un mediocampo asfixiante (excelente trabajo de Velázquez, por derecha, Esteban González y Guillermo Farré, por el centro, y Carrera por izquierda) y un ataque picante y amenazante.

Así, el conjunto cordobés fue dominador, pero chocó con el mal arbitraje de Carlos Maglio y la paupérrima tarea del juez de línea Miguel Scime.

Scime acertó en la primera jugada polémica cuando anuló un gol de Velázquez (Fernando Márquez estaba adelantado), pero después se equivocó al no convalidar otro del propio Velázquez cuando estaba habilitado.

Maglio, por su parte, no sancionó un penal de Emanuel Insúa sobre Carrera, a lo que se sumó otra jugada polémica por una mano de Leandro Marín dentro del área.

Las claves de los 45 minutos iniciales: Belgrano presionó bien en todo el campo de juego, salió rápido de contra y el técnico Ricardo Zielinski puso a sus delanteros César Pereyra y Fernando Marquez sobre los centrales de Boca, el ´Cata´ Díaz y Guillermo Burdisso, de pobres rendimientos, para complicar a una defensa endeble.

Los últimos minutos fueron parejos: Boca peleó un poco más la mitad de la cancha con Ribair Rodríguez, quien no tuvo ayuda de Sánchez Miño y Pablo Ledesma (de muy mal partido); y Belgrano no sostuvo la presión del inicio.

El segundo tiempo siguió la tónica del final del primero: ninguno de los dos equipos superó a su rival. Boca se paró mejor en la cancha y Belgrano no mantuvo el ritmo.

Apenas hubo una llegada por lado: Orión salvó ante Farré (31m.) y Olave hizo lo propio frente al debutante Emmanuel Gigliotti (34m.), quien había reemplazado minutos antes a Nicolás Blandi.

El empate parecía sellado, pero sobre los 41 minutos, un tiro de esquina desde la izquierda de Sánchez Miño derivó en una definición del ´Cata´ Díaz, quien impulsó la pelota más con el hombro que con la cabeza, y que se convirtió en el 2 a 1 final.