Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Mangeri: "Todo está armado en mi contra"
Sus abogados contaron que el portero se declaró "inocente". Le dijo al juez que la causa estaba armada en su contra. Pidió revisar los ADN
23 de agosto de 2013
Este viernes, el portero Jorge Mangeri, único imputado por la muerte de la adolescente Angeles Rawson, se declaró "inocente" de la acusación que lo involucra y dijo que toda la causa "esta armada en su contra"

Tras tres horas de indagatoria, en las que se negó a contestar preguntas, Mangeri reiteró su inocencia, y su abogado, Miguel Ángel Pierri, agregóo que su defendido sostuvo que la causa estuvo "armada" en su contra, mientras que su colega Martín Biondi contó que pidió revisar el ADN que lo incrimina.
En su declaración, Mangeri contó que vio salir a Ángeles a las 8:30 el día del homicidio y que no la vio volver. Señaló que subió a su departamento una hora más tarde y se quedó allí porque no se sentía bien.

Según Biondi, el encargado del edificio de la calle Ravignani "hizo un relato circunstanciado de los hechos de los que fue víctima el 13 de julio". Así se refirió el letrado a la denuncia del sospechoso respecto a las "amenazas y aprietes" que habría sufrido por parte de efectivos de la policía para que se autoinculpara. Y añadió que por eso se incriminó en su relato a la fiscal María Paula Asaro.

"Mangeri dijo que la investigación estaba direccionada en su contra", precisó Biondi.Y dijo que pidió al juez Ríos que se revise la prueba de ADN, ya que –aseveró– no tuvo contacto físico con la víctima el día del asesinato ni en los días inmediatos anteriores.


Mangeri, de 45 años, está imputado por el crimen de Ángeles Rawson, de 16, quien habría sido atacada y asesinada en el edificio en el que vivía, en la calle Emilio Ravignani 2360, del barrio porteño de Palermo, tras lo cual su cuerpo fue arrojado a un contenedor de basura y encontrado en un predio del CEAMSE en la localidad bonaerense de José C. Paz.