Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Estrellas del ballet: de Rusia con talento
Las figuras del ballet clásico ruso conmovieron en una noche mágica en el Coliseo. Plasticidad y brillo para el disfrute de un público cómplice
1 de septiembre de 2013
Por Roberto Aguirre Blanco, de la redacción de Asteriscos.Tv

Rigor y mucho talento. La ecuación perfecta para el disfrute de una noche de ballet de alto vuelo, como la que se vivió este sábado en el Teatro Coliseo de Buenos Aires, con la presencia de un selecto grupo de primeros bailarines clásicos de las mejores escuelas rusas, en una gira latinoamericana que impacta y subyuga.

Los mejores bailarines del Bolshoi, Kirov y Mikhailowsky se presentaron en una única función donde desplegaron talento, arte y belleza, para demostrar la plena vigencia del Ballet Clásico Ruso.

Se trató de un elenco conformado por diez primeros bailarines que desplegaron toda la delicadeza y la perfección de sus movimientos, interpretando piezas clásicas de Tchaikovsky, Ludwig Minkus, Khatchaturian, entre otros, en memorables momentos de obras reconocibles y del gusto popular, de todos los amantes del ballet.

El lleno total del Teatro Coliseo demostró el gran poder de convocatoria y también permitió el acceso no solo a aquellos especialistas del arte del ballet, sino a una gran cantidad de público que disfrutó la maravillosa experiencia de dejarse seducir por la plasticidad y la interpretación de estos grandes bailarines.

El espectáculo que se presentó en el teatro porteño se dividió en una selección de pax de deux del repertorio del ballet clásico y también algunos adagios, para un programa de gran jerarquía.

Como en toda selección de grandes momentos, dentro del excelso grupo de primeros bailarines también hay una competencia de calidad donde las diferencias son sutiles, pero también notorias para la ovación del entendido y el neófito.

Ya desde la apertura sorprendió el "Swan lake" con una interpretación maravillosa de Yulia Makhalina y Mikhail Venshchikov, quienes volvieron a brillar en el primer cuadro de la segunda parte con el adagio de "Scheherazada".

Makhalina, nombrada "gran artista del pueblo ruso", tiene su otro gran momento con su interpretación solista en la "Muerte del Cisne", una de las obras destacadas de su repertorio, que incluye "La Bella durmiente" y "Cascanueces".

Su trabajo, su perfeccionismo, fue uno de los puntos más emotivos de la velada, y arrancó una gran ovación, de las tantas que tuvo deparada una noche única.

Otro trabajo solista que conmovió fue el del bailarín Viktor Ishchuk, quien dibujó el aire con movimientos plásticos conmovedores en el cuadro de "Gopak", y luego sobresalió junto a su compañera, Anastasia Lomachenkova, en el Pas de Deux de "The Flames of París".

Ishchuk es el primer bailarín del Teatro Nacional de Ucrania, y tras sobresalir en el Ballet de Moscú se convirtió en solista destacado del Bolshoi.

Anastasia Lomachenkova, quien es graduada de la escuela clásica de San Petersburgo y luego integrante del Teatro Mikhailowsky, tuvo otro pasaje de lucimiento en el último cuadro de la primera parte, con una interpretación perfecta de "Le Corsarie", que asombró a los espectadores, junto a Victor Lebedev.

Este último bailarín, junto a Natalia Ledovskaya tuvieron su gran pasaje en Pas de deux de Giselle, mientras MarinaVeznavets y Konstantine Zverev compartieron el gran Pas de "La Bayadere" y la Suite de Carmen, en un trabajo correcto, pero no con el brillo de sus demás compañeros.

Un capítulo aparte para los solistas Kristina Andreeva y Oleg Ivenko quienes lograron despertar ovaciones apasionadas con su primera presentación en "Arlequino", donde él se destacó por su histrionismo y complicidad con los espectadores, y ella, con un juego de perfección en una coreografía apabullante.

Andreeva, es una joven que aún promete dar mucho más, tras su consagración en la escuela de Moscú y su trabajo en el Bolshoi, y la escuela Stanilasvky, etapas de formación que la llevaron a ganar en 2012 el primer premio del Concurso Internacional de Ballet joven del Mundo.

Por su parte, el pequeño Ivenko, es tambien una de las nuevas figuras del ballet ruso graduado en 2006 en la Escuela Coreográfica de Kharkov y que actualmente integra la Academia Vaganova de San Petersburgo.

Uno de los personajes principales en su repertorio es Basil en Don Quijote, es allí donde despliega su capacidad interpretativa y plástica junto a Andreva, como una encantadora Kitri, la hija del tabernero, y donde se lucen en el grand Pas de cierre de esta inolvidable noche de ballet, y hacen honor a la elección de ser los últimos solistas que cautivan a Buenos Aires.

Gran trabajo en la construcción del espectáculo del Master del Ballet, Mikhail Venchikov quien logró la cualidad de un armonioso equilibrio para el disfrute del Teatro Coliseo de dos intensas y embriagadoras horas de ballet, que fue premiado con ovaciones de pie a los artistas, que como amantes elegidos, hicieron gozar a un público entregado al placer del buena danza.