Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Roban más de 2.000 celulares por día
La mayoría de los atracos los sufren los adolescentes. La "industria" del afano es una de las que crece en la Argentina. ¿Quién comercializa luego todos esos aparatos?
22 de septiembre de 2013
En la "década ganada", la industria del robo de celulares es una de las que más crece, y lo que más duele es que los principales daminificados son los chicos y adolescentes, que crecen así en un contexto de violencia cotidiana.

Según Diario Popular, unos 2.055 chicos y adolescentes son asaltados por día por delincuentes que les roban sus teléfonos celulares, aparatos que luego son vendidos en el mercado negro.

Lo extraño es que con la tecnología que hoy se cuenta, las empresas de telefonía celular aún no hayan encontrado el camino para que, en conjunto con las fuerzas de seguridad, se pueda anular completamente el funcionamiento de los teléfonos inteligentes, lo cual desalentaría los hurtos. El mercado de la telefonía celular es una de las estrellas de la recuperada industria de los últimos años, aún más porque actualmente casi la totalidad de los equipos se fabrican en el país.

En 2012 se vendieron 13,4 millones de celulares, y la mitad fueron de tecnología avanzada, con acceso a internet (conocidos como teléfonos inteligentes o smartphones, en inglés).

Un estudio de la consultora especializada Carrier y Asociados sostiene que el 16 por ciento tiene como compradores a personas que fueron robadas o hurtadas. Es decir, 2.144.000 ventas de terminales celulares en 2012 se registraron como consecuencia de hechos delictivos, a un promedio de 5.873 por jornada.

Existe un gigantesco mercado paralelo de celulares que tras ser "liberados" o "clonados" en cuevas son colocados a la venta de manera informal.

Aquí, se debe destacar que el comprador tiene una responsabilidad concreta y directa en ese peligroso círculo vicioso, que muchas veces tiene su origen en casos realmente dramáticos, con robos ejecutados con extrema violencia.

El tema es aún peor, porque el crimen organizado (droga, tráfico de armas, robo de autos, bandas de secuestradores) se abastece de comunicación justamente con equipos robados.