Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Racing, una bomba a punto de explotar
Los barras tomaron el club y reclaman la renuncia del presidente y el vice y piden elecciones anticipadas. La interna es despiadada y feroz
23 de septiembre de 2013
La situación institucional de Racing vive momentos muy tensos que se evidenciaron este lunes cuando una gran cantidad de hinchas "tomaron" la sede del club de Avellaneda y reclamaron "elecciones anticipadas" e insultaron al actual presidente Gastón Cogorno y el vice Rodolfo Molina, a quienes hacen responsable de la crisis de la entidad.

Un grupo de barras se presentó esta mañana en la sede del club, en la avenida Mitre y amenazaron con tomarla esta tarde si los dirigentes no llaman a elecciones anticipadas. Además aparecieron pintadas con la leyenda "Andate Molina, ortiva, puto" cerca del estadio donde practicó el plantel y que fue a puertas cerradas.

Los empleados del club dejaron de trabajar y se retiraron de la sede cuando un grupo de 20 barras llegaron para anunciar su voluntad de tomar el edificio si no se convoca a elecciones.

El sábado, durante el partido con Newell's, el grueso del público reprobó tanto a Cogorno como a Molina. El grupo que se tomó hoy la sede es un núcleo duro de la barra que responde al presidente. El vice Molina tiene la hegemonía política, luego de haber impuesto la renuncia del manager Roberto Ayala.

La situación institucional del club está muy complicada y se aguardan novedades importantes. Estaba prevista una reunión de Cogorno con los dirigentes "molinistas", quienes esperaban la renuncia del presidente.

Cogorno parece querer resistir la embestida de Molina rodeándose de gente suya en los puestos que quedaron vacantes luego del reciente éxodo de dirigentes.

Otra versión sostiene que recién renunciaría cuando el equipo gane un partido porque no estaría dispuesto a renunciar en medio de la pésima racha que alcanza diez partidos sin triunfos.